UGT Sevilla manifiesta su absoluto rechazo a los discursos racistas y xenófobos que por desgracia están aumentando

UGT Sevilla manifiesta su absoluto rechazo a los discursos racistas y xenófobos que por desgracia están aumentando

18/12/2020 |

Imagen noticia

La Asamblea General de la ONU, ante el aumento de los flujos migratorios en el mundo, proclamó el Día Internacional del Migrante el 18 de diciembre. Diez años atrás, en ese mismo día en 1990, la Asamblea ya había adoptado la Convención Internacional sobre la protección de los derechos de todos los trabajadores migratorios y de sus familiares. UGT Sevilla se suma a la conmemoración de este día y manifiesta su absoluto rechazo a los discursos racistas y xenófobos que por desgracia están aumentando, apoyados por partidos que exponen ese rechazo a las personas inmigrantes en nuestros parlamentos. Por esto hoy más que nunca, es necesario mostrar la realidad de las personas migrantes y desmentir esas expresiones racistas que no tienen ninguna otra base que una gran ignorancia, una ideología xenófoba, reaccionaria y excluyente.

UGT Sevilla quiere desmontar los bulos racistas que circulan por las redes e internet, con datos, con argumentaciones, porque el discurso de la ultraderecha se basa en mentiras, en tópicos y estereotipos.

Una de las frases más repetidas es que las y los inmigrantes vienen aquí a vivir de las ayudas, que por llegar a España les dan el Ingreso Mínimo Vital.  Esto es absolutamente falso, la realidad es que solo las personas inmigrantes que cumplen con los requisitos que se establecen para percibir el Ingreso Mínimo Vital lo cobran, no hay ayudas específicas que se otorguen solo por ser personas inmigrantes. En España no llega al 25% la población extranjera que percibe rentas mínimas, y eso que la población inmigrante tiene una alta tasa de pobreza.

La realidad es que el 65% de los hogares extranjeros está sustentado por el trabajo por cuenta ajena, un 1% más que los nacionales. El 14% se sustenta por el trabajo autónomo. Solo el 18% de los hogares extranjeros tienen como fuente de ingresos principal una pensión contributiva (4%), por desempleo (8%) u otro tipo de prestación social (6%), y estas siempre están ligadas a una cotización previa.

La realidad es que las personas inmigrantes vienen a trabajar, a buscar oportunidades laborales para ser independientes económicamente y para mantener a sus familias, con su trabajo colaboran tanto al desarrollo económico de España como de su país de origen.

El siguiente tópico racista es que las personas extranjeras nos quitan el trabajo, lo cual es absolutamente falso también. Un 15% de la población trabajadora española son personas inmigrantes pero las principales ocupaciones que tienen son los trabajos precarios que la población española no quiere. Son el 20% de los empleados/as en servicios de restauración, comercio, atención personal o seguridad; el 35% de las cualificaciones mínimas, peones/as en campañas agrícolas, empleadas de hogar, cuidadoras de personas dependientes, etc. Su trabajo suple necesidades que no están cubiertas por población española. Por tanto, la realidad es que la población extranjera resulta fundamental para el crecimiento económico y el desarrollo de algunos sectores económicos en nuestro país.

Otra mentira típicamente racista es que las y los inmigrantes saturan nuestra sanidad. La realidad es que solo el 11% de las consultas realizadas son de personas de origen extranjero, frente al 89% de las realizadas por personas de origen español. Según fuentes del Defensor del Pueblo, el gasto per cápita medio por atención sanitaria pública sería, en promedio, un 38% superior para la población española respecto a la extranjera.

Las personas inmigrantes han sido clave en el crecimiento del número de cotizantes a la Seguridad Social, aunque la escasa calidad de sus empleos hacen que la base de cotización sea un 16% menor que la media de la población nacional. No obstante, su contribución fiscal se acerca al 0,5% del PIB. Lo cierto es que la población extranjera afiliada a la Seguridad Social en Andalucía a junio de 2019 representaba el 7,95% del total. Las personas inmigrantes contribuyen al mantenimiento de nuestro sistema sanitario y lo utilizan en menor medida que la población autóctona.

Otra cuestión que se escucha durante esta pandemia mundial es que las personas inmigrantes propagan la COVID. Los datos que contabilizan los test que se realizan a personas inmigrantes que llegan de forma irregular a nuestras costas nos dicen que solamente entre un 1 y un 5% de estas personas son positivos en COVID, luego hablamos de que de un 95 a un 99% de las personas inmigrantes que llegan a nuestras costas en situación irregular no tienen COVID 19.

Nos parece muy grave los ataques que se les está haciendo a los y las menores inmigrantes cuando se dice desde la ultraderecha que los menas son unos delincuentes. Esto es absolutamente falso. Las y los Menores no acompañados representan un 0,2% de la población, y son niños y niñas y adolescentes extremadamente vulnerables a los que se trata de criminalizar. No hay datos oficiales disponibles que permitan deducir que los aproximadamente 12.300 menores extranjeros no acompañados que hay en España cometen delitos. Según las organizaciones que trabajan con ellos 8 de cada 10 se integran en nuestra sociedad sin problemas.

Debemos tener en cuenta que las y los menores inmigrantes que llegan a nuestro país sin el acompañamiento de una persona adulta son niños y niñas, o adolescentes, que tienen una especial desprotección ya que están lejos de su entorno social y familiar.

UGT Sevilla quiere dejar claro la importancia de parar los bulos racistas, porque ninguna persona merece ser discriminada por razón de su origen, son personas que vienen a nuestro país buscando una vida mejor, y no podemos ni debemos criminalizar ni excluir a la población inmigrante.

Es recomendable combatir los bulos, cuestionar la información que llegue sin argumentos, con fuentes no reconocidas, ni fechas ni lugares claros, hay que comparar noticias y recordar que las frases, dichos o tópicos porque se repitan muchas veces no se convierten en verdad, hay que contrastarlo con datos reales.

Hoy UGT Sevilla, en el día internacional de las personas migrantes, queremos recordar que nuestro país y nuestra comunidad autónoma tiene una generación de posguerra que se marchó para buscar oportunidades y que fue rechazada por discursos similares en los países donde trabajaron. También recordamos a la generación de jóvenes de nuestro país que desde la última crisis económica han tenido que emigrar para poder desarrollar sus vidas y obtener un buen empleo. Con esto, queremos enfatizar que la inmigración no es una amenaza, que las personas que vienen de otros países son como nuestros abuelos y abuelas, como nuestros y nuestras jóvenes que se tuvieron que marchar porque su país no les da la opción de tener un trabajo y una vida digna.