Un diálogo necesario, más que nunca

Un diálogo necesario, más que nunca

"Desde UGT consideramos que la segunda Mesa de Diálogo Social de Andalucía ha sido de nuevo una oportunidad perdida para cerrar algún tipo de acuerdo que repercuta en la ciudadanía". Así da comienzo el artículo de Raúl García Romo, Secretario de Institucional de UGT Andalucía, publicado en eldiario.es

13/01/2020 |

Imagen noticia

Mucho se habla de diálogo y más en los últimos meses en los que tanta falta ha hecho. Se entiende por el diálogo social las relaciones de comunicación, consulta y negociación entre gobiernos, empleadores y sindicatos sobre cuestiones de interés común. Su fin, abordar conjuntamente los problemas sociales y contribuir a elaborar soluciones fundadas en el consenso. Pero a veces la teoría no se pone en práctica, o si se pone, no de la manera que tendría que ser. Y ese es el caso que estamos viviendo en estos momentos en nuestra tierra.

Tras un año de Gobierno encabezado por PP y Ciudadanos, estamos viendo y padeciendo el deterioro que están sufriendo los servicios públicos, en especial, salud y educación, el retroceso en políticas de igualdad y la lentitud con la que el Gobierno está tomando medidas para que revierta el endémico problema del paro en Andalucía.

La cordialidad no es suficiente

Se acaba de celebrar el segundo encuentro de la Mesa de Diálogo Social de Andalucía, convocada por el presidente de la Junta a UGT, CCOO y CEA. Un encuentro que engloba un gesto voluntarista por parte Juan Manuel Moreno Bonilla en un ambiente de cordialidad. Pero con la cordialidad no es suficiente.

El Presidente habló de la importancia que le daba a la participación de los Agentes Económicos y Sociales en el Diálogo Social pero llegó a referirse a dicho diálogo "más como conversaciones que como diálogo" por lo que, y dado que es el segundo encuentro poco productivo que se produce después de cuatro meses, entendemos que este Gobierno aún no ha entendido que a los sindicatos y las asociaciones empresariales la Constitución les confiere más allá de lo estrictamente laboral,  por ejemplo, la participación en los organismos públicos cuya función afecte a la calidad de vida o bienestar general (art. 129.1 CE) o la participación en la planificación económica (art. 131.2 CE) y artículos similares se recogen en nuestro Estatuto de Autonomía.

Oportunidad perdida

Por tanto, desde UGT consideramos que este encuentro ha sido de nuevo una oportunidad perdida para cerrar algún tipo de acuerdo que repercuta en la ciudadanía.

Tenemos que recordar que estos encuentros son a iniciativa del Gobierno y sin orden del día ni temática sobre la que dialogar nos limitamos a exponer una vez más las dificultades de interlocución y funcionamiento que tenemos en las diferentes Consejerías. Por lo tanto, nuestra labor, que debía ser la participación en la planificación de las políticas, se ve totalmente obstaculizada y minusvalorada. Y es que la política de hechos consumados no es Diálogo Social.

Desde UGT Andalucía consideramos que hay mucho margen de mejora y agradecemos el voluntarismo del Gobierno y que haya reconocido el presidente públicamente esas disfunciones. Debemos sentarnos de una vez y hablar de manera abierta, sincera y sin cortapisas, tomando el Diálogo Social como un instrumento para abordar los principales retos económicos y sociales de Andalucía. Pensamos que el Presidente ha recogido el guante y esperamos ver los frutos próximamente.

UGT Andalucía apuesta siempre por el diálogo como primera medida, porque creemos que la desafección de ciertos territorios se combate con diálogo, empatía,  políticas sociales potentes y unos servicios públicos cohesionados y coordinados que generen orgullo y necesidad de pertenencia. Puestas las cartas sobre la mesa debemos ver si esos anuncios del Gobierno se cumplen, esa voluntad de hacer un efectivo diálogo social. Es lo mínimo que la ciudadanía que ha confiado en ellos y en nosotros, se merece.

Lee el artículo en su fuente original