UGT Andalucía muestra su preocupación ante el aumento de los delitos de odio hacia las personas LGTBI

UGT Andalucía muestra su preocupación ante el aumento de los delitos de odio hacia las personas LGTBI

La Secretaría de Igualdad, Juventud y Formación de UGT Andalucía quiere mostrar su repulsa ante la última y terrible agresión homófoba a un joven, que sucedió ayer en Madrid a las cinco de la tarde, a plena luz del día, cuando 8 individuos lo atacaron en un portal insultándolo, cortándole el labio y marcándole el glúteo con un cuchillo con la palabra "Maricón".

07/09/2021 |

Imagen noticia

Los delitos de odio en España hacía las personas LGTBI están aumentando considerablemente, además de la gravedad de los mismos. Desde el año 2000 ocho personas han sido asesinadas por ser LGTBI, el mes pasado asesinaron a Samuel Luiz al grito de “maricón”. Los delitos de odio han aumentado en un 45%, y en concreto los relacionados con la LGTBIfobia han crecido un 10%.

Según los últimos datos de la FELGTB, que aúna organizaciones sobre diversidad sexual de toda España, la mayoría de las agresiones cometidas en 2018 fueron verbales (31%), seguidas del acoso (27%) y la agresión física (17%). Además, en el 68% de los casos se producen a personas de entre 19 y 35 años, algo que puede explicarse porque es el tramo de edad que más denuncia estos incidentes, al igual que ocurre con el género (el 70% son hombres gais). Esta misma Federación comenta que sólo una de cada diez agresiones homófobas se denuncian, con lo que podemos confirmar la terrible impunidad que existe ante estos delitos.

 

Compartimos con las entidades que defienden la igualdad LGTBI, que los discursos de la ultraderecha contra la diversidad sexual han sido caldo de cultivo para fomentar el odio a todas las personas que no se ciñan a la heteronormatividad. No podemos permitir que aumente el acoso y los delitos contra las personas LGTBI, pues tenemos que seguir avanzando en el respeto y en el fomento de la diversidad sexual, nuestro país encabeza la aceptación social de la realidad LGTBI, y no debemos retroceder.