POTA

El POTA debe propiciar un modelo de desarrollo económicamente viable, medioambientalmente sostenible y socialmente cohesionado

Nuestra participación en la elaboración de los instrumentos de planificación territorial representan una buena oportunidad para seguir reforzando nuestra labor como agente social y nuestro compromiso con la defensa de los derechos e intereses de los trabajadores andaluces.

11/01/2012 |

Imagen noticia

La ordenación del territorio es uno de los aspectos más importantes para poder afrontar la planificación de los modelos de desarrollo social y económico de las sociedades modernas.


    En Andalucía, la situación geográfica por un lado y el peso de la huella de la historia por otro, hace que en nuestra Comunidad Autónoma la importancia de los procesos de ordenación del territorio asuma un papel, si cabe, aún más protagonista.


    En este sentido, nuestra posición geográfica hace que seamos el puente de unión entre dos continentes, entre dos culturas. Por ello, resulta fundamental para el desarrollo de nuestra Comunidad que la planificación fomente y normalice las relaciones de Andalucía con los territorios de nuestro entorno social y económico.


    A su vez, el paso de las múltiples civilizaciones que han poblado nuestro territorio nos ha dotado de una riqueza patrimonial e histórica, así como de una diversidad cultural, difícilmente comparable con la de otras regiones. Por el contrario, algunos procesos de desarrollo económico han fomentado la aparición de profundas desigualdades en el seno de nuestra Comunidad Autónoma.


    Por todo ello, un buen proceso de ordenación del territorio para Andalucía sería aquel que, respetando la riqueza de nuestro patrimonio cultural, histórico y medioambiental, fuese capaz de eliminar las desigualdades internas y convertir la riqueza de nuestra diversidad en un factor clave de desarrollo.


Por lo tanto, el objetivo final debe ser una ordenación del territorio que propicie un modelo de desarrollo económicamente viable, medioambientalmente sostenible y, lo que es más importante, socialmente cohesionado.


En cuanto a la labor de nuestra Organización Sindical en este proceso, la ordenación del territorio representa, para UGT-Andalucía, una buena oportunidad para seguir reforzando nuestra labor como agente social y nuestro compromiso con la defensa de los derechos e intereses de la clase trabajadora.


Sin lugar a dudas, Andalucía no se puede permitir idear un modelo de ordenación del territorio sin que en él se vean reflejadas las inquietudes de los trabajadores y trabajadoras de nuestra Comunidad Autónoma. Por ello, es necesaria la participación de estos en el diseño y planificación de planes de ordenación que propicien un nuevo modelo de desarrollo social y económico que dé respuesta a las nuevas realidades y necesidades de la sociedad andaluza.


En este sentido, desde la Unión General de Trabajadores de Andalucía estamos comprometidos, utilizando los canales de participación institucional, a intentar que las necesidades e inquietudes de los trabajadores y trabajadoras andaluzas se vean reflejadas en todas y cada una de las iniciativas de ordenación del territorio.