Ni una menos, ni un paso atrás

Ni una menos, ni un paso atrás

UGT Andalucía apoya y respalda las próximas movilizaciones convocadas por las asociaciones y organizaciones de mujeres para defender los derechos de las víctimas de Violencia de Género y anima a la participación ciudadana. No podemos permitir que se destruyan los derechos de las mujeres en Andalucía.

09/01/2019 |

Imagen noticia

La Violencia de Género es la Violencia que se ejerce contra las mujeres y las niñas por el hecho de pertenecer al sexo femenino, es universal y tiene multitud de manifestaciones: desde los asesinatos de mujeres o feminicidios, pasando por violaciones, discriminaciones, violencia económica, pobreza, etc.

                   

Quienes mantienen discursos negacionistas sobre la existencia de esa violencia específica ejercida por los hombres y dirigida a las mujeres, lo que quieren es afianzar las desigualdades entre sexos, pues el primer paso para la no intervención o la no corrección de un problema social como es la Violencia de Género, es negar que existe. Las estadísticas demuestran que mujeres y hombres no tienen el mismo desarrollo personal y laboral, ni tienen los mismos salarios, que son las mujeres las que concilian, que son las mujeres las que son asesinadas y violadas por hombres, cualquier cifra que diga lo contrario es inventada y falsa.

 

A diario salen nuevos casos de agresiones sexuales y violaciones, asesinatos y tortura de mujeres por parte de sus parejas y ex parejas y esa violencia tiene como fundamento la desigualdad que se pretende negar. Negar el machismo y la desigualdad de las mujeres es afirmar que las víctimas mienten y quienes las defienden, y que las leyes de igualdad son injustas, que no hay brecha salarial, acoso sexual y callejero, etc. lo que pretenden es volver a una sociedad donde se subordina un sexo sobre otro, tanto en el ámbito público como en el privado, y que todos los derechos de las ciudadanas sean formales pero nunca reales, aún siendo la mitad de la población, con lo que eso significa para el desarrollo democrático y económico de Andalucía, en este caso.

 

La pretensión de volver a llamar a la violencia de Género violencia doméstica es un grave error y un retroceso, puesto que pone el foco en el lugar donde se ejerce la violencia y no en la causa que la provoca y  quién la ejerce, para volver al discurso de que son casos aislados, privados y de pareja, sucesos, cuando la violencia machista se da dentro y fuera de las casas, en el ámbito de la pareja o por desconocidos, ya que es un problema de desigualdad entre ciudadanos y ciudadanas, de educación y con consecuencias sociales graves. Sin olvidar además, que la Violencia Doméstica tiene su propio tratamiento social y jurídico. Si una mujer asesina a un hombre, tendrá el castigo que le corresponda según la legislación vigente.

 

Una de las medidas que se han puesto sobre la mesa es el endurecimiento de las condiciones para ser reconocida como víctima de Violencia de Género, establecidas en el artículo 30 de la Ley 7/2018, de 30 de julio, por la que se modifica la Ley 13/2007, de 26 de noviembre, de medidas de prevención y protección integral contra la violencia de género, lo que atenta contra la credibilidad de las víctimas, las mujeres, y la profesionalidad de los y las agentes que otorgan la citada acreditación.

 

 

 

Quienes dudan de la legalidad de la regulación de la Violencia de Género recordarles que las bases de las normativas de igualdad y de Violencia de Género tanto estatales como autonómicas son Resoluciones y normativas de la Asamblea General de la de Naciones Unidas,  desde 1979, de la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer (CEDAW), cuyo tratado tiene obligaciones vinculantes para los Estados partes, también tenemos obligaciones derivadas de normativa de la Unión Europea, de nuestra propia Constitución Española y del Estatuto de Autonomía de Andalucía.

 

Por estas razones, UGT Andalucía rechaza contundentemente cualquier retroceso en los derechos conseguidos por y para la igualdad de las mujeres, desde el sindicalismo y el feminismo, tenemos que seguir analizando el problema, tener datos, dar el rigor técnico y científico  a estas cuestiones, y no caer en discursos basados en estereotipos y mentiras, hay que intervenir contra la Violencia de Género dotando de recursos a las normas para que las víctimas se sientan respaldadas por sus gobiernos y parlamentos, representantes políticos de toda índole y por la ciudadanía andaluza, para evitar que las nuevas muertes sigan sucediendo, y para mantener un estado democrático y de derecho que respalde a la totalidad de su ciudadanía, no solo a la mitad.

 

UGT Andalucía apoya y respalda las próximas movilizaciones convocadas por las asociaciones y organizaciones de mujeres para defender los derechos de las víctimas de Violencia de Género y anima a la participación ciudadana. No podemos permitir que se destruyan los derechos de las mujeres en Andalucía. Ni una menos.