hipotecas mayo 2012

En Andalucía, las entidades financieras continúan incumpliendo los firmado en el Pacto Andaluz por la Vivienda

23/07/2012 |

Imagen noticia

Junto con el desempleo, principal y más perverso efecto de la actual crisis económica que azota a España y sobre todo a Andalucía, el acceso a una vivienda digna continúa siendo otro de los grandes problemas al que nos enfrentamos los trabajadores andaluces.

 Ya sea por el elevado precio de la vivienda o por las tremendas dificultades actuales para acceder a la concesión de un préstamo hipotecario, lo cierto es que los trabajadores continuamos expulsados del mercado de la vivienda libre, teniendo que recurrir a la vivienda protegida como única forma real de poder emprender un proyecto de vida independiente, cuestión que además cada día es más difícil dada la reducida oferta de las mismas.

Todo lo que en su día fueron facilidades para la concesión de hipotecas, incluso con prácticas poco éticas por parte de las entidades financieras, ahora se han convertido en dificultades que impiden, en casi la totalidad de los casos, tener acceso a estos préstamos.

 A su vez, las nuevas medidas de recortes anunciadas por el Gobierno de Rajoy, durante la pasada semana, van a continuar perjudicando a uno de los sectores más castigados por la crisis. Nos referimos a la eliminación de la deducción por compra de vivienda habitual en el IRPF y por el incremento del IVA en la compra de vivienda nueva, pasando de formar parte del grupo superreducido (4%) a hacerlo en el grupo de productos con IVA reducido (10%).

Los datos publicados esta mañana así lo ponen de manifiesto. En los últimos doce meses, el número de hipotecas concedidas sobre viviendas se ha visto reducido en un 22% o, lo que es lo mismo, durante mayo de 2012 se han concedido 1.394 hipotecas menos de las que se registraran a lo largo de mayo del pasado año.

Un mes más, las entidades financieras continúan vulnerando el Acuerdo firmado con la Junta de Andalucía para la financiación del Pacto Andaluz por la Vivienda y del Plan Concertado de Vivienda y Suelo, cuestión que el conjunto de la sociedad andaluza no podemos consentirles ya que somos los principales perjudicados por esta actitud insolidaria de la banca.

 En definitiva, debemos continuar exigiendo a las Administraciones Públicas que pongan en marcha cuantas actuaciones sean necesarias para obligar a las entidades financieras a cumplir con lo que en su día firmaron y comenzar a conceder las hipotecas necesarias para que los trabajadores andaluces podamos acceder a una vivienda, cuestión además que ayudará a la reactivación del sector de la construcción residencial y, con ello, a la generación de nuevos puestos de trabajo.