Es imprescindible un Pacto de Estado por la energía que fije unos precios más justos y sostenibles

Es imprescindible un Pacto de Estado por la energía que fije unos precios más justos y sostenibles

Los datos de IPC del mes de agosto registran una tasa interanual del 3,3%, lo cual supone cuatro décimas más respecto al dato del mes anterior, por lo que se confirma que la tasa general alcanza su nivel más alto desde octubre de 2012, continuando la tendencia alcista a la que venimos asistiendo durante todo el año.

14/09/2021 |

Imagen noticia

Esta cifra está directamente determinada, una vez más, por el comportamiento de los productos energéticos y, en especial, de la electricidad, cuyo precio sigue marcando registros históricos de forma ininterrumpida, provocando así que agosto haya venido de la mano de una de las facturas eléctricas más caras que se recuerdan. De esta manera, la electricidad registra una subida del 24,4% en lo que va de año.

Por su parte, la tasa de inflación subyacente, que excluye tanto a los productos energéticos como a los alimentos no elaborados, registra una tasa anual del 0,7%, hasta 2,6 puntos porcentuales por debajo del IPC general, la diferencia más elevada entre ambas tasas desde el comienzo de la serie.

La Unión General de Trabajadoras y Trabajadores reclama la necesidad urgente de actuar contra esta escalada sin límites del precio de la luz, que hace totalmente insostenible el escenario actual de precios. Un escenario que afecta, en mayor medida, a aquellos colectivos más vulnerables, disparando así los índices de pobreza energética. Por ello, UGT considera necesario impulsar un Pacto de Estado de la energía que configure un sistema de fijación de precios más justo y transparente, situando las necesidades de los consumidores en el centro. De igual forma, resulta esencial impulsar la creación de una empresa pública energética que reequilibre las coordenadas del sector, incrementando la competitividad y garantizando el interés general de todos y todas.

Derogar las reformas laborales y aumentar los salarios

Además, para el sindicato, la recuperación económica solo podrá ser efectiva y justa si se garantiza que los trabajadores y trabajadoras ganen poder adquisitivo, reactivando así la actividad económica y el empleo a la vez que se reducen los niveles de desigualdad. Para ello, necesitamos actuar en dos direcciones:

1) Erradicar la elevada precariedad que configura nuestro mercado laboral, de forma que la recuperación económica y social se sustente en la generación de empleo de calidad. Para acabar con problemas estructurales como la alta temporalidad o el subempleo que sufren muchos trabajadores y trabajadoras, es preciso derogar las reformas laborales de 2010 y 2012, a fin de conformar un nuevo modelo de relaciones laborales más equilibrado, que priorice el empleo estable y a jornada mayoritariamente completa.

2) Subir los salarios, especialmente los más bajos, con el fin de que crezcan y ganen poder de compra. En este sentido, cabe recordar que las retribuciones de convenio crecieron en agosto tan solo un 1,5%, es decir, 1,8 puntos porcentuales por debajo del nivel de inflación, comprometiendo la consecución de una recuperación estable y sólida. Además, dada la tendencia alcista de los precios energéticos, es necesario que el gobierno garantice una subida de los salarios justa, de forma que la divergencia del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) con la evolución de los salarios de convenio y la inflación no se siga ampliando. Por ello, desde UGT creemos que el SMI debe incrementarse en torno a los 25 o 30 euros durante este año, pues solo así se tendría en cuenta el coste de vida actual, a la vez que se sigue dando pasos hacia adelante para que alcance el 60% del salario medio antes de que concluya la legislatura.