12 de junio. Día Mundial contra el Trabajo Infantil

12 de junio. Día Mundial contra el Trabajo Infantil

12/06/2012 |

Imagen noticia

Los niños no son ajenos a las políticas económicas que se están poniendo en práctica para atajar la crisis actual y sufren directamente la situación económica y social de sus padres, la pérdida de empleo, la caída de ingresos, el aumento de impuestos y tasas, y las políticas de recorte social, especialmente en los ámbitos, educativo y sanitario. En dos años la pobreza infantil en España, ha crecido un 10%  y los niños pobres, cada vez son más pobres (UNICEF). Por ello, con motivo del Día Mundial contra el Trabajo Infantil, que este año se relaciona con la vulneración de los derechos humanos y la justicia social, UGT reclama medidas en favor del empleo y del Estado del Bienestar. Medidas que garanticen una vivienda digna, una sanidad, educación, servicios sociales o una renta mínima adecuada.

 En la actualidad los niños están sufriendo la crisis, cuando:

  • Sus progenitores se quedan sin empleo y pierden ingresos, o en el caso de que se trate de una bajada importante de los salarios. Pero también tiene repercusión en ellos los actuales recortes sociales, como la reducción del gasto público en ayudas a las familias, o el hecho de que ayudas gestionadas por los servicios sociales hayan desaparecido o se hayan endurecido las condiciones de acceso a las mismas.
  • Con el incremento del pago de impuestos directos o indirectos que afectan a la renta disponible para las familias y que repercute en el gasto de los hogares destinados a cubrir necesidades primarias como la alimentación, ya que una pérdida de rentas conlleva un consumo de alimentos de peor calidad con las repercusiones en la salud y el desarrollo del niño.
  • Cuando se de la imposibilidad o dificultad de las familias en el pago de las hipotecas con el riesgo de perder el hogar familiar o la tenencia de una vivienda digna.
  • Con los recortes en las políticas educativas del Gobierno del PP como la disminución de las becas escolares o la subida de tasas, unido a la perdida de calidad docente debido a las nefastas condiciones laborales a las que se les está obligando a trabajar, perdida de sueldos y aumento de las jornadas.
  •  Con los recortes en sanidad, por ejemplo a la hora de retirar la tarjeta sanitaria a los extranjeros sin autorización de residencia, lo cual supone dificultar a los niños extranjeros con padres en esta situación el acceso a los servicios sanitarios; además del pago de prótesis ambulatorias como las muletas; el pago del transporte sanitario no urgente; y la modificación del copago farmacéutico o incluso su eliminación en el caso de los fármacos para síntomas menores.

Desde UGT somos conscientes de la relación que existe entre trabajo infantil y pobreza, ya que en las familias de estratos sociales y económicos más bajos es donde se instala el trabajo infantil, incluso en la mayoría de los casos, los niños abandonan la escuela.

El 12 de junio se celebra el Día Mundial contra el Trabajo Infantil y en esta ocasión se relaciona al trabajo infantil con la vulneración de los derechos humanos y la justicia social, debido principalmente a que la crisis actual, y sus consecuencias económicas y sociales, está agravando las situaciones en las que se encuentran las familias y los miembros de las mismas, afectando igualmente a los niños, que dejan de asistir a la escuela y de recibir una educación y unas habilidades para un trabajo futuro decente que les permita salir del círculo de la pobreza.

A día de hoy infinidad de Organismos y ONG internacionales y organizaciones misioneras han denunciado que más de 400 millones de niños viven en situación de esclavitud laboral.

 

El Programa Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil (IPEC) trabaja para alcanzar la abolición efectiva del trabajo infantil. Sin embargo,  incluso en países como España, en donde el término de la enseñanza obligatoria y la edad para iniciarse en el trabajo se sitúan en los 16 años, hay colectivos como el gitano que encuentran grandísimas dificultades para completar su escolarización mínima. Según algunos informes, solo un 20% de los alumnos gitanos matriculados en Educación Secundaria Obligatoria (ESO) concluyen con éxito esta etapa. Muchos, por el contrario, abandonan pronto los estudios para ayudar económicamente a sus familias. Estos menores comienzan a trabajar, abandonando su infancia y dejando tanto la escuela como el juego fuera de sus vidas para convertirse en mano de obra barata y sin derechos. Ellos podrían considerare sin lugar a dudas el grupo más vulnerable y desprotegido que existe dentro del entorno mercantil-empresarial.

Por ello, desde UGT-Andalucía reivindicamos el establecimiento de medidas sociales de acceso al empleo, a una vivienda digna, a la sanidad, a los servicios sociales, a una renta mínima y, a una educación, que centre sus prioridades en el mantenimiento de la misma. En definitiva, generar una estabilidad psicosocial del menor y sus familias que evite tanto el abandono escolar como la introducción temprana en el mercado laboral de los menores.