Reivindicamos que las mujeres “cuantifiquen económicamente el trabajo doméstico”

Reivindicamos que las mujeres "cuantifiquen económicamente el trabajo doméstico"

Soledad Ruíz, Secretaria de Políticas Sociales de UGT Andalucía, considera una sentencia "novedosa" la que acaba de dictar la Audiencia Provincial de Cantabria que obliga a que un hombre indemnice a su ex mujer por el trabajo doméstico realizado durante el matrimonio. "Es una reivindicación que las mujeres cuantifiquen el trabajo doméstico, seguimos planteando como reivindicación que sea contabilizado en el PIB porque es un trabajo importante. No solo las labores del hogar sino también el cuidado", ha explicado la líder sindical en el espacio de Tom Martín Benítez en Canal Sur Radio.

19/04/2017 |

Imagen noticia

Ruíz recuerda que en la sentencia queda recogido que hubo un despido de una trabajadora que hacía esas labores y “además se reconoce que al estar casados en separación de bienes hay un aumento del patrimonio de una de las partes y un perjuicio para la otra persona que abandonó su trabajo para dedicarse al hogar”. Es decir, que en esa sentencia se reconoce “por primera vez en un tribunal que ese trabajo tiene un valor, otra cosa es que estemos de acuerdo con el valor que se le da en cuanto a salario”, 23.628€ por seis años de trabajo durante la convivencia. “Pero la sentencia es muy importante en ese sentido y en estos momentos en UGT estamos a la espera de recibirla para valorarla en profundidad”, añade.

“Estamos hablando del reconocimiento de que hay una tarea que tiene una cuantificación, un reconocimiento de salario en el mercado de trabajo. Y hablamos de unas labores que hacen las personas, mayoritariamente mujeres, que deberían ser remuneradas con separación de bienes o en régimen de gananciales porque ahí entraría la mitad del salario, entendiendo que hay dos personas que contribuyen a las tareas del hogar”, asevera la Secretaria de Políticas Sociales de UGT Andalucía.

“Lamentablemente los avances siempre han venido a través de una sentencia aunque realmente con las leyes de igualdad, que ahora cumplen diez años, deberían haberse producido avances en esta materia. De hecho”, prosigue Soledad Ruíz, “y de hecho se planteó en su  momento que la contabilidad nacional exigiera algún informe. Se hizo pero no sirvió para mucho. Si no hiciéramos ese trabajo las mujeres y el cuidado de personas mayores y dependientes y el trabajo doméstico tuviera que estar remunerado, estaríamos hablando de un importante empleo y de una contribución enorme a la economía nacional. Y eso lo hacemos habitualmente las mujeres gratis”.