Desde UGT Andalucía nos preocupa el impacto de la digitalización en las condiciones de seguridad y salud laboral de los trabajadores

Desde UGT Andalucía nos preocupa el impacto de la digitalización en las condiciones de seguridad y salud laboral de los trabajadores

El secretario de Política Institucional de UGT Andalucía, Raúl García Romo, ha intervenido este miércoles en la mesa redonda del Consejo Económico y Social de Andalucía, titulado "Transición digital en Andalucía: realidades y desafíos", como presidente de la comisión que ha presentado el informe titulado "Transición digital en Andalucía: realidades y desafíos".

24/02/2021 |

Imagen noticia

En su intervención, García Romo ha destacado que “órganos de representación y de punto de encuentro como es el Consejo Económico y Social de Andalucia, adquieren  una especial relevancia en un entorno de complejidad creciente, donde el desarrollo de las tecnologías de la información, las amenazas del cambio climático, los movimientos migratorios, la aparición de pandemias, entre otros problemas, definen una nueva situación en el panorama mundial”.

“Si entramos de lleno a analizar los datos que arroja este magnífico informe, para UGT de Andalucía el riesgo de automatización es más alto para los más jóvenes que para los mayores de 45 años, predominando dicho riesgo en el sector terciario frente al primario y el industrial, y en cambio, siendo muy similar entre hombres y mujeres. Por otro lado, las empresas andaluzas necesitan apostar por una mayor inversión en digitalización, implementar los servicios más avanzados en robótica, red Ecommerce, tecnología 3D, IA, etc, y poner en marcha planes de digitalización, ya que nuestra inversión en estos aspectos sigue siendo inferior a la media nacional”, ha señalado el responsable sindical.

“El sector agrario andaluz, a pesar de haber alcanzado elevadas cotas de calidad y productividad, necesita no quedarse atrás en el proceso hacia modelos más extensivos e uniformes, de ahí la conveniencia, entre otras cuestiones, de adaptación del capital humano a las nuevas tecnologías, innovar en el proceso de comercialización y distribución de los productos, o la necesidad de implementar plataformas virtuales para aquellos subsectores como los cítricos, que se encuentran bastante atomizados frente a compradores muy concentrados y organizados, que abusan en muchos casos de su capacidad de imponer los precios”.

“La industria andaluza, caracterizada por pequeñas empresas, distribuidas en subsectores de menor valor productivo y ausencia de cultura innovadora, se enfrenta a un gran reto para adaptarse a la Industria 4.0, de ahí la necesidad urgente de que las empresas se planteen objetivos concretos y destinen recursos para acometer una transformación digital basada en la innovación, nuestra asignatura pendiente”, ha señalado García Romo.

“En cuanto a las consecuencias sociales de la digitalización, la que más nos preocupa es el impacto de la automatización en el empleo. No obstante, ante el panorama disruptivo que conlleva el impacto de las tecnologías digitales, nuestra región debe apostar por la combinación de otros factores como una mayor resiliencia, formación, competitividad y capacidad de innovación de nuestras industrias para evitar la destrucción de empleo. Desde UGT Andalucía vamos a pelear para que no se quede nadie atrás”, ha añadido García Romo.

“En cuanto al impacto de la digitalización en las relaciones laborales, las nuevas realidades y formas de trabajo derivadas de la digitalización están provocando un aumento del trabajo autónomo, del teletrabajo y una diversificación en las modalidades de contratos de trabajo, lo que conlleva, como estamos viendo con las plataformas digitales, a elevados niveles de precariedad y segmentación, que venimos denunciando desde UGT, y a la larga, a bajar la calidad en las condiciones de trabajo y de protección social de los trabajadores y trabajadoras”, ha manifestado.

Según Raúl García Romo, “entre las incidencias que más nos preocupan en cuanto a la digitalización, es  su impacto en las condiciones de seguridad y salud laboral, destacando los riesgos psicosociales y organizativos, como el estrés, carga cognitiva, pérdida del trabajador sobre sus datos, riesgos ergonómicos, equilibrio entre la vida laboral y personal, cambios de trabajo más frecuentes y vidas laborales más largas, o el derecho a la desconexión digital”.

“Desde UGT ya venimos advirtiendo que habrá que adaptar la formación y las cualificaciones profesionales a los contenidos de las nuevas tareas y ocupaciones derivadas de la transformación digital. Además, como sindicato de clase, en UGT nos preocupa también  la libertad sindical y la representación de los trabajadores ante las nuevas formas de trabajo,  la desintermediación que origina en la representación de intereses al desvirtuar la función representativa de los sindicatos y su capacidad negociadora”, ha defendido.

Finalmente, para el responsable de Política Institucional, “la respuesta de la UE a la pandemia de la Covid debe evidenciar, en mi opinión, que hemos aprendido las lecciones adecuadas de la crisis financiera, esta vez brindando apoyo de emergencia para salvar empleos, medios de vida y servicios de salud. Debe ser una respuesta basada en la solidaridad más que en la austeridad”.