ipc mayo 2012

La interanual baja dos décimas y se sitúa en el 1,9%

13/06/2012 |

Imagen noticia

Durante mayo, el IPC en Andalucía bajó un 0,2% con respecto al registrado en abril. Este descenso es una décima superior al registrado a nivel estatal (-0,1%) y dos décimas menor que la tasa que se alcanzara el pasado año durante este periodo (0,0%).

En cuanto a la variación interanual, el incremento de los precios en Andalucía ha sido del 1,6%. Este dato es tres décimas inferior a la inflación estatal (1,9%) y 2,1 puntos menor que el 3,7% registrado en mayo de 2011.

Vestido y calzado (2,1%) es el grupo que ha recogido el mayor incremento del IPC con respecto al mes pasado, como consecuencia de la temporada de moda. A su vez, Bebidas Alcohólicas y Tabaco (1,1%) también registra un importante incremento de precios fruto del aumento del precio del tabaco. En sentido contrario, los grupos Transportes (-1,7%) y Ocio y Cultura (-0,9%) son en los que se ha producido los mayores descensos de precios.

En cuanto a la inflación interanual, en los últimos doce meses, los aumentos de precios más importantes también se han dado en los grupos Bebidas Alcohólicas y Tabaco (6,4%), Vivienda (5,1%) y Transporte (3,4%). Por el contrario, Comunicaciones (-3,8%), Medicina (-3,0%) y Ocio y Cultura (-0,3%), son los únicos grupos que han visto reducidos sus precios.


Por lo que a los alimentos de primera necesidad se refiere, los incrementos más significativos de este mes se registran en los huevos (2,2%), la carne de ave (0,9%), la carne de vacuno (0,8) y el aceite (0,8%). Por el contrario, destacan los descensos de precios alcanzados en otros productos como las legumbres y las hortalizas frescas (-5,1%), el pescado (-1,6%) o la carne de ovino (-1,4%).

Durante el último año, los alimentos más inflacionistas han sido los huevos (19,6%), el café, cacao e infusiones (6,1%) y la carne de vacuno (5,0%). En sentido contrario, los únicos alimentos que han visto reducidos sus precios han sido las patatas (-17,6%), las legumbres y hortalizas frescas (-2,4%), las frutas frescas 8-0,8%) y el aceite (-0,6%).

El IPC se ha reducido en todas las provincias andaluzas. Los mayores descensos se han dado en Almería y Huelva (ambas -0,3%). A su vez, Cádiz y Jaén (ambas -0,1%) son las únicas provincias que han obtenido descensos de precios inferiores a la media autonómica (-0,2%).

En los últimos doce meses, Málaga y Córdoba (ambas 1,8%), continúan un mes más como las provincias más inflacionistas. Por el contrario, Jaén (1,4%) aparece este mes como la que menos. Las diferencias entre provincias se sitúan, por tanto, en 4 décimas y se reducen una con respecto al mes pasado.

En cuanto a la comparativa con la zona euro, la inflación interanual registrada en Andalucía (1,6%) se ha situado 8 décimas por debajo del 2,4% (IPCA) alcanzado en la zona euro. Así, la ventaja comparativa en precios de Andalucía se mantiene constante con respecto a la alcanzada el mes pasado.

Mientras tanto el precio del petróleo, (el barril de Brent, el de referencia en Europa) ha sufrido importantes descensos a lo largo del mes de mayo, llegando incluso a situarse en 103$ a finales del mismo. Finalmente, ha cerrado abril con un valor de 103,51 $, 15,777 dólares por debajo de los 119,28$ que marcara a finales de marzo y un 12,55% inferior al precio que registraba hace justo un año.


En cuanto a la inflación subyacente interanual, es decir, la que se calcula sin tener en cuenta los efectos que sobre el nivel general de precios tienen los alimentos no elaborados y los productos energéticos, durante el mes de mayo reflejó una tasa de variación interanual del 1,1%, lo que supone la misma que la registrada el mes pasado, al tiempo que reduce hasta las 8 décimas su diferencia con la interanual del índice general de precios (1,9%).

En lo que a los tipos de interés se refiere, el Banco Central Europeo ha vuelto a decidir este mes continuar manteniendo constante los tipos de interés en el 1% que fijara en diciembre del pasado año. El exceso de celo en el control la inflación parece ser el motivo por el que la autoridad monetaria se muestra reacia a continuar descendiendo el precio del dinero, aunque ello no facilite la recuperación de la inversión ni la salida de la crisis.

El Euribor, indicador de referencia utilizado para fijar el tipo de interés variable de los préstamos hipotecarios ha sufrido continuos descensos en su valor a lo largo del pasado mes de mayo, situando el valor medio del mes en el 1,266%. Recordemos que la media del mes de abril fue del 1,386%. A su vez, en junio parece continuar con esta tendencia decreciente ya que, como media provisional en lo que llevamos de mes, registramos un valor de 1,223%.

El Euribor de mayo se sitúa, por cuarto mes consecutivo, por debajo del que se registrara hace un año (2,147%), por lo tanto, los trabajadores que tengan que revisar ahora sus hipotecas continuarán viendo reducidas sus cuotas mensuales.

A finales del mes pasado conocimos que la OCDE calcula que la recesión en España se prolongará a lo largo de todo 2013, cuando se producirá una caída del PIB del 0,8%. Este dato varía mucho de las cifras que maneja el Gobierno que confía en un repunte de la economía española, para el próximo año, del 0,2%.

A su vez, las enormes dudas sobre el rescate al sistema financiero español, solicitado el pasado sábado a la UE por parte del Gobierno Central,  ha provocado nuevos repuntes en la prima de riesgo, hasta alzarla a los 530 puntos básicos al inicio de la presente semana.

A continuar incrementando estas dudas colabora la pésima gestión llevada a cabo por una gran parte de los altos cargos de las entidades financieras, llegando alguna de ellas a ser constitutivas de delito, como así ha denunciado el FROB al Banco de Valencia ante la Audiencia Nacional esta misma semana.


En el punto de mira de todo el sistema financiero español se encuentra el hasta hace unos días Gobernador del Banco de España, Fernández Ordóñez, que ha protagonizado un mandato caracterizado por la dejadez de funciones y por una pésima gestión de la actual crisis económica. Su sucesor, Luis Linde, tiene un duro trabajo por delante para recuperar la credibilidad de esta Institución.

Las Agencias de Calificación también están colaborando en ampliar las dudas existentes sobre la solvencia general de la economía española. En este sentido, el pasado lunes Fitch hizo publico un informe en el que augura un incumplimiento de España de los objetivos de déficit público por un amplio margen.

Con respecto al rescate de la banca española, el préstamo de hasta 100.000 millones de euros va a suponer un nuevo incremento de la deuda y del déficit público, por lo que la sociedad española va a resultar más endeudada y, por si esto fuera poco, los ingresos fiscales estarán condicionados a las prioridades de la UE. Es impensable que para sanear a la banca española los trabajadores tengamos que asumir nuevos costes.

En definitiva, lo cierto es que dos años después de la imposición de las políticas de ajustes podemos llegar a la conclusión de que no han solucionado nada y que, por lo tanto, son un rotundo fracaso. En estos dos últimos años el paro ha aumentado, volvemos a situarnos en recesión económica y la desconfianza en la economía española alcanza niveles hasta ahora nunca vistos. Por todo ello, es ya imprescindible llevar a cabo un importante giro en la política socioeconómica, hacia actuaciones tendentes a estimular el crecimiento económico, fomentar la inversión y generar empleo al tiempo que obtener un mejor y más justo reparto de la riqueza generada.