ipc dic 2012

2012 otro mal año

15/01/2013 |

Imagen noticia

Durante diciembre (0,0%), el IPC en Andalucía se mantuvo constante con respecto al registrado en noviembre. Por tanto, se sitúa una décima por debajo de la variación estatal (0,1%)  y es exactamente igual a la tasa que se registrara el pasado año durante este periodo (0,0%).

En cuanto a la variación interanual, el incremento de los precios en Andalucía ha sido del 2,6%. Este dato es tres décimas inferior a la inflación estatal (2,9%) y medio punto superior al 2,1% registrado en diciembre de 2011.

Ocio y cultura (1,1%) es el grupo que ha recogido el mayor incremento del IPC con respecto al mes pasado, como consecuencia del periodo de vacaciones navideñas. A su vez, vestido y calzado (-1,8%), junto con transporte  (-0,2%) y otros (-0,1%) han sido los únicos grupos  que han visto reducidos sus precios como consecuencia, respectivamente, de las primeras ofertas del sector textil y de la reducción del precio de los carburantes registrada el pasado diciembre.

En cuanto a la inflación interanual, a lo largo de 2012, los aumentos de precios más importantes se han dado en los grupos medicina (14,7%) y enseñanza (9,8%), como consecuencia de la aplicación del repago farmacéutico y del incremento de las tasas universitarias. En sentido contrario, comunicaciones (-2,8%) es el único grupo que ha visto reducido sus precios.

Por lo que a los alimentos de primera necesidad se refiere, a lo largo del año, los alimentos más inflacionistas fueron los huevos (19,7%), las patatas y sus preparados (16,4%) y el aceite (12,3%). En sentido inverso, los únicos alimentos en los que se han registrado descensos de precios han sido el pescado (-0,8%) y los productos lácteos (-0,5%).

El IPC ha aumentado sólo en dos provincias andaluzas: Córdoba (0,2%) y Granada (0,1%), ha descendido en tres: Almería, Cádiz y Málaga (-0,1%) y se ha se ha mantenido constante en las tres restantes: Huelva, Jaén y Sevilla (0,0%).

En los últimos doce meses, Córdoba (3,0%) y Granada (2,9%) son las provincias más inflacionistas. Por el contrario, Sevilla (2,4%) destaca como la que menos. Las diferencias entre provincias se sitúan en 6 décimas y se mantienen constantes con respecto al mes pasado.

Mientras tanto, el precio del petróleo, marcado por el barril de Brent, ha sufrido continuos altibajos a lo largo de todo el mes de diciembre, llegando a cerrar el mes a un precio de 110,03 $, por debajo del valor de cierre alcanzado a finales de noviembre (110,92 $). No obstante, en lo que llevamos de enero se están registrando continuos incrementos de precios, cerrando la pasada jornada a 110,95 $, lo que supone un incremento del 0,84% sobre el precio que registraba hace justo un año.

El Euribor, indicador de referencia utilizado para fijar el tipo de interés variable de los préstamos hipotecarios ha sufrido continuos descensos en su valor a lo largo del pasado mes de diciembre (0,549%), recordemos que cerramos el mes de noviembre en el 0,588%. A su vez, en enero parece haberse detenido esta tendencia decreciente ya que, como media provisional en lo que llevamos de mes, registramos un valor de 0,551%.

De esta forma, el valor medio del mes de diciembre se ha situado en el más bajo de todo el año y muy por debajo del 2,004 que marcara en diciembre del pasado año. De esta forma, los trabajadores que tengan que revisar sus cuotas hipotecarias durante este mes continuarán viéndolas reducidas.

Aunque sus  efectos no se reflejan en el IPC de diciembre, una vez más el año arranca con subidas en los precios de algunos de los bienes y servicios más básicos. Entre dichos productos encarecidos podemos destacar algunos como:

- Autopistas: el peaje de las autopistas dependientes de la Administración General del Estado sube, de media, un 3,2%, lo que supone un aumento de 3 décimas por encima de la inflación
- Luz: con la aplicación de la nueva subasta energética, los consumidores veremos incrementada nuestra factura de la luz en torno a un 7% de media. Esta medida hay que sumarla a los continuos incrementos de precios que hemos venido padeciendo a lo largo del pasado año.
-  Tren: Renfe ya ha anunciado un incremento en el precio de los billetes de los trenes de cercanías y regionales, los considerados servicios públicos, de más de un 3%.
-  Autobuses: el transporte público por carretera también se encarece, de esta forma, los autobuses interurbanos verán aumentado su precio un 6%.
-  Autopistas: la entrada del nuevo año ha supuesto el incremento, en un 3,2%, del precio de los peajes de las autopistas.
-  Correos: se ha incrementado el precio de los envíos, un 3,2%, también por encima del incremento de la inflación.

Según los últimos datos oficiales, a lo largo de 2012 los salarios percibidos por los trabajadores, a nivel estatal, se incrementaron, de media, un 1,47%. Este aumento se sitúa por debajo del encarecimiento de los precios (2,9%) por lo que, de esta forma, el poder adquisitivo de los trabajadores se ha visto reducido y continuamos siendo los que, en mayor medida, estamos soportando los costes de una crisis generada por otros.

En relación a esto, no podemos más que valorar negativamente la decisión tomada por el Gobierno del Estado de incrementar, únicamente en un 0,6%, el Salario Mínimo Interprofesional. Esta medida se traduce en un aumento mensual del SMI de 3,9 euros. A su vez, debemos recordar que, a lo largo del pasado año, el SMI estuvo congelado en los 641 euros mensuales vigentes en 2011.

Si hacemos una valoración de lo que ha supuesto, en términos de inflación, el pasado 2012, podemos afirmar que durante la mayor parte del año hemos venido registrando tasas interanuales asimilables a las de la época de bonanza económica, llegando a alcanzar el 3,5% en el mes de noviembre. Sea por los vaivenes del precio del petróleo, por el incremento del IVA o por la ineficacia de las medidas de control de la inflación puestas en marcha por las autoridades monetarias, lo cierto es que los elevados precios han supuesto una nueva dificultad para la economía de los trabajadores y para su ya más que mermado poder adquisitivo.

En definitiva, en términos económicos, podemos resumir 2012 como:

o El año de un rescate a la banca que, posiblemente, terminaremos pagando todos.
o El año de la prima de riesgo y de la desconfianza en la economía española.
o El ejercicio en el que se desmanteló el llamado Estado del Bienestar y se aniquiló todo "lo público".
o Doce meses en los que el cambio de Gobierno solo ha servido para prolongar en el tiempo y agudizar los perversos efectos que esta crisis está teniendo sobre la clase trabajadora.
o Y lo que es peor, un año donde los trabajadores continuamos siendo los que soportamos, en mayor medida, los costes de una crisis que han generado otros.