deuda publica 2012

La política de recortes del Gobierno de Rajoy incrementó la deuda en 400 millones de euros diarios

19/02/2013 |

Imagen noticia

Según los datos oficiales que ya poseen tanto Gobierno como Banco de España, la deuda pública española, a lo largo del pasado 2012, ha batido todos los récords y se ha situado en 882.300 millones de euros, aproximadamente el 84% del PIB y más de cuatro puntos por encima del 79,8% pronosticado por el Gobierno e incluidos en los Presupuestos Generales del Estado para 2012.

Estas cifras suponen que, solo en el pasado ejercicio, la deuda se incrementó en 146.000 millones de euros (más de 14 puntos del PIB), es decir, 400 nuevos millones de endeudamiento cada día. Se constata, de esta forma, que nunca, a lo largo de toda la historia económica de España, la duda de las Administraciones Públicas había sufrido un incremento de esta magnitud.

A los trascendentales problemas económicos y laborales en los que está inmersa España se está uniendo ahora uno nuevo: la deuda pública. Durante los últimos años mucho se ha argumentado, siempre como elemento defensivo ante posibles críticas, que España tenía un nivel de endeudamiento muy por debajo de otras economías más fuertes e inferior a la media europea.

    De continuar con la tendencia de incremento de los últimos ejercicios es más que probable que, en los próximos años, superemos ya el nivel de endeudamiento europeo ya que la brecha entre ambos indicadores se  viene recortando a un ritmo acelerado.


El excesivo volumen de endeudamiento público va a repercutir, de forma directa, en nuevas desconfianzas en la economía española la cual se hará más vulnerable a los ataques de los especuladores internacionales y a la evolución del tipo de interés. Inmediatamente, esta desconfianza provocará que, al acudir a los mercados internacionales en busca de inversores, tengamos que pagar más intereses por nuestros bonos y, con ello, volverá a repuntar la temida prima de riesgo.

Con ello, además del volumen, el incremento de los tipos a los que tendremos que hacer frente, para poner la deuda pública española en el mercado, provocará una espiral de nefastas consecuencias para nuestra economía y que, algunos de sus efectos, ya se están empezando a notar. Nos estamos refiriendo a la necesidad de sacar al mercado deuda para pagar los intereses de la propia deuda.

Tampoco podemos dejar de señalar que, el pago de los intereses de la deuda es, sin lugar a dudas, el más improductivo de todos los posibles destinos que se le pueden dar al dinero público. En nuestro caso, como ya hemos citado anteriormente, en los PGE para 2013, una de las partidas más importantes está destinada al pago de los intereses. Es decir, gran parte del presupuesto del presente ejercicio no ayudará, absolutamente en nada, a generar empleo ni a reactivar nuestra economía, de ahí su improductividad.

En definitiva, todo lo hasta aquí expuesto pone de manifiesto que, durante la mayor parte de los años que llevamos de crisis, tanto el actual Gobierno como el anterior nos han querido convencer de la necesidad de llevar a cabo políticas de austeridad.

Bajo el argumento de tener que reducir la deuda y cumplir con los objetivos de déficit público nos han impuesto medidas de recortes de nuestros derechos que están propiciando el total desmantelamiento del Estado del Bienestar.

Ahora, con la publicación de estos nuevos datos por parte del Fondo Monetario Internacional, se demuestra que todas estas medidas, además de estar prolongando los efectos de la crisis, incrementando el paro y conllevando el empobrecimiento de sectores cada vez más amplios de la población, ni tan siquiera están ayudando a reducir la deuda.

Por ello, desde la Unión General de Trabajadores de Andalucía exigimos, a la Comisión Europea, al Gobierno Central y a la Junta de Andalucía, la inmediata puesta en marcha de medidas de incentivo al desarrollo y al crecimiento económico, que generen empleo, mejoren los niveles de calidad de vida de los trabajadores, nos ayuden a superar de una vez por todas esta crisis y, por la vía del incremento de los ingresos públicos, solucione también los problemas de nuestra deuda pública.