caida credito

La mayor caída del crédito en 50 años

21/09/2012 |

Imagen noticia

A lo largo de la pasada semana conocimos los datos publicados por el Banco de España referidos a las cifras de concesión de créditos por parte de las entidades financieras operantes a nivel estatal.

Con una simple observación de los datos podemos comprobar lo catastrófico de los mismos. Una vez finalizado el mes de julio, en términos interanuales (julio 2011 – julio 2012), el descenso del crédito superó el 5%, concretamente alcanzó un valor del -5,19%. Este retroceso no sólo es el más importante desde que comenzara la crisis allá por mediados de 2007, sino que además es el más destacado de toda la serie histórica. Es decir, nunca, a lo largo del medio siglo en el que se viene realizando está estadística por parte del Banco de España (1962-2012), se había obtenido un valor tan negativo.

Concretamente, el crédito de las entidades financieras concedido a las familias y a las empresas españolas, a lo largo de los últimos doce meses, cayó hasta 1,648 billones de euros, lo que se traduce en un recorte sin precedentes en la historia de más de 90.226 millones de euros en un solo año, teniendo en cuenta que en julio de 2011 la concesión de crédito fue de 1,738 billones de euros.

En contra de lo que anunciaba el Gobierno, la reforma financiera no ha traído, a corto plazo como así aseguraban, el incremento del crédito que precisaban las empresas para hacer frente a sus problemas de liquides sino, más bien, el efecto está siendo completamente inverso. De esta forma, como así hemos denunciado ya en multitud de ocasiones, la reforma financiera es un nuevo fracaso, como también lo fue la emprendida por el anterior Ejecutivo, que sumar a la desastrosa gestión del actual Gobierno central.

Parece más que evidente que el acceso a financiación es una variable que camina, de forma paralela, con la tendencia general de la economía. Por ello, es preciso llevar a cabo un trascendental giro en la actual política socioeconómica que está llevando a cabo el Gobierno del Partido Popular.

Las iniciativas neoliberales de recortes no hacen más que fracasar una y otra vez, condenando a multitud de familias a unas condiciones de vida indignas e incrementando, de forma alarmante, los riesgos de exclusión social. Es por tanto el momento de utilizar todos y cada uno de los elementos en manos de las Administraciones, cada una en su ámbito, en pro del crecimiento económico.

Desde nuestro Sindicato abogamos por una política monetaria expansiva que abarate el precio del dinero y otorgue nuevas facilidades de financiación; una política fiscal y tributaria que logre que sean los culpables de la crisis los que paguen los costes de la misma y dote a los Estados de la fuerza necesaria para intervenir en la economía y, por supuesto, una política laboral que fomente la contratación estable como única forma de salir de la crisis salvaguardando el Estado del Bienestar.

En definitiva, la Unión General de Trabajadores de Andalucía exige al Gobierno que deje de gobernar para los más poderosos y para los que han provocado la crisis y pase a hacerlo para sus ciudadanos.