boletin rating

Hay que exigirl a las Agencias de Calificación un mayor compromiso con la reactivación económica

23/05/2012 |

Imagen noticia

Resulta, al menos curioso, que ninguna de las grandes Agencias de Calificación supieran adelantar el estallido de la crisis por lo que su descrédito es más que evidente.Incluso han llegado a mantener la máxima calificación a empresas que días después han ido a la bancarrota.

Tanto la Comisión Europea como el propio FMI ya han llamado la atención a estas Agencias instándolas a actuar de forma más responsable y con mayor rigor, incluso acusándolas de contribuir con la actual inestabilidad financiera.

A su vez,  nadie conoce los modelos econométricos utilizados por las Agencias, ni tan siquiera la totalidad de las variables empleadas. Lo que sí sabemos es que, a pesar de los enormes fallos en el funcionamiento de las mismas que la crisis ha puesto de manifiesto, ninguna de ellas accede a publicar sus modelos ni a introducir cambios en los mismos.

También nos llama la atención el hecho de que las tres grandes Agencias de Ratings hayan creado un oligopolio totalmente contrario a la libre competencia y a la libertad de mercado que tanto propugnan.

Por todo ello, es preciso llevar a cabo, a nivel europeo e internacional, un proceso de regulación normativa de estas Agencias. En la actualidad las mismas disfrutan de una nula regulación que incluso  les permite estar registradas, legalmente, como agencias de periodismo, por lo que ni tan siquiera están sujetas a las normas imperantes para las empresas de auditorías, las cuales deben preservar la transparencia de sus informes y responder, con su patrimonio, a los daños ocasionados a terceros.

Las reducciones en la calificación de las empresas y de la deuda de los Estados, a la larga, se traducen en cierre de las mismas, en despido de trabajadores y en mayores costes para las Administraciones Públicas, de ahí la necesidad de exigirles un mayor grado de compromiso con el objetivo de la reactivación económica y la salida de la crisis.