Los precios fluctúan acordes al momento de inestabilidad por el que atraviesa la economía

Los precios fluctúan acordes al momento de inestabilidad por el que atraviesa la economía

En la mañana de hoy hemos conocido el indicador adelantado del Índice de Precios de Consumo, elaborado por el INE. El dato publicado constata que los precios se redujeron considerablemente con respecto al valor de enero. En esta ocasión, el -0,6% de tasa mensual registrada por el indicador general de precios supone un descenso de seis décimas con respecto al 0,0% obtenido el mes pasado y un descenso medio punto superior el alcanzado en febrero del año anterior (-0,1%). De esta forma, acabamos con una racha de seis meses consecutivos sin descensos mensuales en el nivel general de precios.

26/02/2021 |

Imagen noticia

De confirmarse estos datos, cuando conozcamos los valores definitivos a mediados del próximo mes de marzo, la tasa interanual de inflación se reduciría medio punto, hasta el 0,0%, con respecto a la alcanzada durante enero de este mismo año (0,5%). La bajada de los precios de la electricidad y el menor incremento en los precios de los servicios de alojamiento y los paquetes turísticos compensarían el encarecimiento de los combustibles, provocando que nos mantengamos constantes en el nivel general de precios de febrero del pasado año.

 Febrero, es un mes tradicionalmente dado a alternar años de incrementos de precios con otros con ciertos descensos aunque, siempre bastante moderados. Por ello, el descenso de seis décimas registrado este año es el mayor de los alcanzados en los últimos años, dos décimas por encima de, por ejemplo, las cuatro décimas que bajaran en febrero de 2016 y 2017.

De la misma forma, en términos interanuales, de confirmarse este 0,0% cuando conozcamos los datos reales del mes, la tasa de inflación se reduciría, en esta ocasión medio punto, con respecto a la registrada el mes pasado (0,5%) y volvería a poner de manifiesto la inestabilidad del momento económico actual y una volatilidad en los precios fiel reflejo de la incertidumbre imperante en el conjunto de la economía española en este nuevo arranque de ejercicio económico.

Asegurar el poder adquisitivo de los trabajadores debe ser una prioridad absoluta de un Ejecutivo Central que se hace llamar progresista. Por ello, es imprescindible retomar la senda del incremento del SMI, porque ese es el compromiso firmado por España en la Carta Social Europea. De la misma manera, hay que continuar fortaleciendo la Negociación Colectiva para dignificar los salarios mediante incrementos justos de las retribuciones e introduciendo en los Convenios cláusulas de salarios mínimos, de garantía salarial y reduciendo la brecha salarial entre ejecutivos y trabajadores de las grandes empresas.