Andalucía vuelve a superar la barrera del millón de parados y lidera el paro estatal

Andalucía vuelve a superar la barrera del millón de parados y lidera el paro estatal

El paro se eleva en 14.418 personas (1,46%) y se sitúa en 1.002.104 desempleados. Crece, con respecto a hace un año, en 195.340 trabajadores (24,21%), porcentaje que se sitúa incluso por encima del aumento registrado en el conjunto del Estado (23,50%). Continuamos con la tendencia al incremento del desempleo en este inicio de año que, a buen seguro, volverá a suponer un importante reto para los que nos dedicamos a defender los derechos e intereses de los trabajadores.

02/03/2021 |

Imagen noticia

Andalucía arranca un nuevo periodo liderando el paro estatal: el 25,00% de los parados del Estado son andaluces, porcentaje que se vuelve a elevarse con respecto al del mes anterior (24,91%). La magnitud del desempleo en nuestra tierra convierte en una absoluta necesidad la implementación de un Plan Especial de Empleo para Andalucía coordinado por todas las AAPP y consensuado con los agentes sociales y económicos más representativos a nivel regional.

El 9,85% de los desempleados son menores de 25 años, proporción que se incrementa más de dos décimas con respecto a la del mes pasado (9,60%). Ninguna sociedad moderna que se precie puede permitirse el lujo de que más de la mitad de sus trabajadores más jóvenes, los más preparados, quieran trabajar y no puedan hacerlo.

Las trabajadoras andaluzas en paro ven reducido, aunque mínimamente, su peso relativo (58,11%), entre el conjunto de desempleados respecto al mes anterior (58,22%). Las mujeres siguen siendo víctimas de discriminaciones laborales de las que la brecha salarial es solo el pico más visible del iceberg. Nuestras trabajadoras reciben, de media, más de 5.700 € menos que los hombres, cuestión del todo inaceptable.

El paro entre los trabajadores extranjeros se ha vuelto a incrementar considerablemente (1,86%) y el aumento interanual (53,34%), continúa siendo muy superior al del Estado (44,51%). La movilidad laboral es un elemento clave que debe ser abordado desde el seno de la UE entendiendo que, lo prioritario, es dignificar la situación por la que atraviesan los trabajadores inmigrantes.

El sector servicios continúa recogiendo a más del  65% de nuestros parados (66,05%). Durante este mes, el paro se ha visto incrementado en el colectivo de trabajadores sin empleo anterior y en todos los sectores productivos, con la excepción de la construcción.

 Por provincias, el desempleo ha aumentado en todas ellas, excepto en Huelva, donde las campañas agrícolas nos traen un nuevo descenso del paro de casi tres puntos (-2,87%).

En enero se realizaron 34.619 contratos menos que en el mes anterior, lo que supone un nuevo retroceso del 9,24%. Además, la contratación temporal sigue acaparando casi la totalidad de los contratos registrados: el 95,27% de los contratos firmados fueron temporales.

38 de cada 100 desempleados andaluces han agotado sus prestaciones. Salir de la crisis sin dejar a nadie atrás pasa, ineludiblemente, por defender a los que menos recursos tienen. En este sentido, es de justicia social reformar, profundamente, el Sistema Público de Prestaciones por Desempleo y diseñar medidas de formación dirigidas, prioritariamente, a reducir drásticamente el paro de larga y muy larga duración.

Por último, el segundo de los meses del año ha servido para que se reduzca levemente (-0,12%), la afiliación a la Seguridad Social. La tasa interanual (-1,39%), se mantiene en valores negativos, aunque todavía menores que la estatal (-2,07%) y, en ambos casos empeoran con respecto a la del mes pasado.

Analizados los datos de febrero, estamos obligados a valorarlos de forma muy negativa ya que, además de acentuar el mal inicio del año, nos trae una aceleración de la tendencia negativa reflejada en la mayor parte de los indicadores laborales: superamos el millón de desempleados y los cuatro millones para el conjunto del Estado; la crisis se continúa cebando con trabajadores extranjeros, jóvenes y mujeres y la contratación indefinida sigue siendo, prácticamente residual, sin apenas alcanzar el 5% de los nuevos contratos firmados durante el mes.

A diferencia por las voces que ya se han apresurado a defender nuevas políticas de recortes en los derechos sociales, desde UGT Andalucía estamos convencidos de que la mejor manera de afrontar la salida de esta crisis en profundizando en los derechos laborales. De esta forma, se abre ante nosotros en escenario apasionante desde el punto de vista sindical. Un escenario en el que afrontar grandes retos que deben repercutir en la mejora constante de las condiciones laborales y de condiciones de vida de los trabajadores andaluces.

Además de las reivindicaciones tradicionales de derogar las dos últimas Reformas Laborales o continuar incrementando el SMI de manera acorde a lo firmado en la Carta Social Europea, queremos utilizar este informe para impulsar la jornada laboral de 32 horas, incrementando el peso de la formación continua. Encarar el logro de una jornada laboral de cuatro días es una cuestión trascendental en momentos tan difíciles como los que venimos atravesando. Somos conscientes que los grandes avances en los derechos laborales suelen ser caminos largos y duros de recorrer, pero todos ellos empiezan con un primer paso y con una firme voluntad política y nosotros la tenemos. La revolución tecnológica y la aplicación masiva de la innovación a los procesos de producción está reduciendo, drásticamente, los tiempos de producción por lo que, parece lógico, que este incremento en la productividad también repercuta en un beneficio para los trabajadores, un beneficio en forma de reducción de la jornada laboral.