La industria andaluza tendrá que hacer frente a la crisis del coronavirus a partir de una situación previa desalentadora

La industria andaluza tendrá que hacer frente a la crisis del coronavirus a partir de una situación previa desalentadora

Andalucía continúa en los escalones más bajos de la industria a nivel estatal con una caída de la producción que, en los dos primeros meses del año, ya es del 8,9%. Los datos vuelven a ser muy negativos para un arranque de año que, antes incluso de la declaración del Estado de Alarma, ya venia siendo terriblemente complicado. Andalucía reafirma su plaza en los escalones más bajos de la industria estatal con el tercer peor dato de entre todas las CCAA y generando una enorme brecha con respecto al conjunto del Estado que, aunque mínimamente, ha visto incrementada su producción industrial.

03/04/2020 |

Imagen noticia
De esta forma, según las cifras publicadas hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE), el Índice de Producción Industrial de Andalucía (95,1), se sitúa más de nueve puntos por debajo del valor medio del Estado (104,3) y muy lejos de las regiones con los indicadores más elevados: la Comunidad Foral de Navarra (111,1), Aragón (110,7) y la Comunitat Valenciana (108,6).
 
A su vez, si comparamos la tasa de variación interanual andaluza (-5,7%) en este segundo mes del año, en lo que a producción industrial se refiere, podemos observar como la distancia con respecto a la media estatal (0,1%), se situó en casi seis puntos y medios a favor del conjunto del Estado, una distancia muy considerable que pone de manifiesto la  enorme debilidad de nuestro sector industrial andaluz con respecto a las CCAA más industrializadas.
 
En términos generales, un total de ocho Comunidades Autónomas han registrado interanuales negativas destacando, junto con Andalucía, otras como Illes Balears (-10,4%) y Cantabria (-7,0%). En sentido opuesto, hasta nueve regiones se mantienen en tasas de variación interanuales positivas en este inicio de ejercicio económico destacando, muy especialmente, la Comunidad Foral de Navarra (7,5%) y, en menor medida, otras como la Comunitat Valenciana (3,5%), Galicia (2,9%) y Extremadura (2,7%). 
 
Por si la situación actual que atravesamos, con la pandemia del Covid-19 no fuera ya lo suficientemente difícil, el inicio de año de la industria andaluza está empeorando, aún más si cabe, los ya de por sí malos datos con los que nuestro sector terminó el pasado 2019.  Solo en los dos primeros meses del año, nuestra producción industrial ha retrocedido casi nueve puntos, un 8,9%, un descenso solo superado por Illes Balears, donde la caída de la producción industrial en lo que va e año es ya del 9,6%.
 
Nos enfrentamos a una nueva etapa de complicaciones económicas. A un periodo que todos esperamos que no vaya más allá de un parón coyuntural y no termine derivando en una nueva crisis cíclica que, para una economía como la andaluza, que todavía no se ha recuperado de la iniciada en 2007, tendría unos efectos devastadores.
 
Los terribles datos de ayer de paro para nuestra tierra han vuelto a poner de manifiesto la imperiosa necesidad de afrontar un ambicioso proyecto de industrialización real para Andalucía. Un proyecto que dote a nuestro modelo productivo de la suficiente fortaleza para hacer frente, con la mayor de las garantías posibles, a dificultades económicas como las que estamos viviendo en las ultimas semanas. Ahora toca salvar vidas y frenar la pandemia, pero en cuanto lo logremos, tendremos que afrontar muchas de las debilidades puestas sobre la mesa, entre ellas, la debilidad de nuestro sector industrial.