El coronavirus hace estragos en el mercado laboral andaluz en apenas una quincena de días, casi 140.000 nuevos parados

El coronavirus hace estragos en el mercado laboral andaluz en apenas una quincena de días, casi 140.000 nuevos parados

El paro se incrementa en 138.569 personas (17,18%) y se sitúa en 945.333 desempleados. Sube, con respecto a hace un año en 140.014 trabajadores (17,39%), más de 8 puntos por encima del aumento registrado en el conjunto del Estado (9,01%). La expansión del coronavirus ha tenido un efecto devastador sobre le mercado laboral que, hasta pasados los próximos meses, no estaremos en situación de saber su nivel de proporción real.

02/04/2020 |

Imagen noticia
Continuamos, un mes más, encabezando el paro estatal: el 26,64% de los parados del Estado son andaluces, porcentaje que incluso se incrementa con respecto al del mes anterior (24,85%) y lo que es peor, 46 de cada 100 nuevos parados en marzo es andaluz.
 
El 8,57% de los desempleados son menores de 25 años, proporción que se mantiene prácticamente constante con respecto a la del mes pasado (8,59%). El desempleo juvenil es el principal causante de la tardía edad de emancipación de nuestros jóvenes, cuestión que ha sido fundamental en la elevada mortalidad provocada por el coronavirus en España en comparación, por ejemplo, con Alemania.
 
Las trabajadoras andaluzas en paro ven reducido, en casi tres puntos, su peso relativo (56,00%), entre el conjunto de desempleados respecto al mes anterior (58,93%). Es importante conocer cómo la situación de excepcionalidad que atravesamos termina afectando a las trabajadoras andaluzas con respecto a sus compañeros hombres.
 
El paro entre los trabajadores extranjeros se ha elevado un 12,91% con respecto a febrero. A su vez, en términos interanuales se ha producido un aumento del 17,03%, muy superior al del Estado (10,15%).
 
 El sector servicios continúa recogiendo a casi el  67% de nuestros parados (66,50%). Durante este mes, el paro se ha visto incrementado en todos los sectores pero el 64% de los nuevos parados provienen del sector servicios. Por provincias, el desempleo ha crecido en todas las andaluzas, siendo Málaga  (19,70%) la que presenta el mayor aumento y Huelva (14,95%) el menor.
 
En febrero se realizaron 77.854 contratos menos que en el mes anterior, lo que supone un importante desplome del 20,00%. Desgraciadamente, la contratación temporal sigue acaparando casi la totalidad de los contratos registrados: el 94,60% de los contratos fueron temporales.
 
42 de cada 100 desempleados andaluces han agotado sus prestaciones. El nuevo subsidio extraordinario es una medida importante pero no deja de ser una iniciativa puntual, con una duración muy específica, que no evita la necesidad de emprender una reforma integral del Sistema Público de Prestaciones por Desempleo.
 
Por último, el tercero de los meses del año ha servido para que se reduzca en un 1,72%,  la afiliación a la Seguridad Social. La tasa interanual (-0,90%) vuelve a ser peor que la estatal (-0,19%), aunque en ambos casos se han visto empeorada de manera significativa.
 
Por todo ello, analizados los datos de marzo, tenemos que valorarlos  muy negativamente ya que, aunque son consecuencia directa de las medidas puestas en marcha para la paralización de la expansión del coronavirus, vuelven a poner de manifiesto la mayor debilidad del mercado laboral andaluz y la enorme elasticidad existente entre la evolución general de la economía y la creación o destrucción de puestos de trabajo.
 
Desde UGT Andalucía aplaudimos las ‘ultimas medidas aprobadas por el Ejecutivo Central en materia de normativa laboral y lamentamos que el Gobierno de la Junta de Andalucía no esté actuando de la misma forma ni con el mismo objetivo, el de defender los derechos de los más desprotegidos ante la actual situación, los trabajadores.
 
 Aunque las cifras no dejan de incrementar cada día, en Andalucía el Estado de Alarma y el freno a la economía ha supuesto ya que se hayan presentado en torno a 80.000 solicitudes ERTEs desde que se decretara el Estado de Alarma lo que eleva ya el numero de trabajadores afectados, sin contar los despidos individuales y las finalizaciones de los contratos temporales, hasta los 300.000.