UGT Andalucía aboga por una conciliación real en tiempos de pandemia

UGT Andalucía aboga por una conciliación real en tiempos de pandemia

Ante el inminente comienzo del curso escolar, la recuperación de plantillas en ERTE y la vuelta de las vacaciones de millones de trabajadores, desde UGT-A pedimos al Gobierno que apruebe, de forma urgente, la prórroga del Plan Me Cuida, cuya finalización está prevista para el 21 de septiembre, que se haga con mejoras y recogiendo las propuestas de los sindicatos mayoritarios en el seno del diálogo social. Dicho plan, regula el derecho a la adaptación de la jornada (incluyendo el trabajo a distancia), y/o el de reducción de la jornada (hasta el 100%) para atender el cuidado de personas hasta el segundo grado de consanguinidad cuando concurran circunstancias excepcionales relacionadas con la Covid 19, tales como cierre de colegios o que la persona cuidadora no pudiera seguir haciéndolo. Este plan desde nuestro punto de vista, tiene limitaciones.

04/09/2020 |

Imagen noticia

En nuestra comunidad autónoma, UGT Andalucía ha propuesto al gobierno andaluz en diversas ocasiones medidas para promocionar la conciliación, como han hecho otras comunidades autónomas como Murcia y Euskadi.

En cuanto a la forma de prestación de trabajo a distancia o teletrabajo, nos hemos encontrado que las mujeres han aumentado sus horas de cuidado en casa durante el estado de alarma, y las que han podido teletrabajar han hecho malabares para poder compaginar vida laboral y responsabilidades familiares. Además hay muchos sectores feminizados que han sido y son trabajos esenciales que no permiten el trabajo a distancia.

Otra cuestión difícil de resolver en este permiso es que hay que llegar a un acuerdo con la empresa para ejercer este derecho de adaptación y reducción,   debe haber una justificación de la causa y la petición debe ser razonable y proporcionada con la situación de la empresa. Si no hay acuerdo hay que denunciar en un plazo de 20 días, aunque es un procedimiento urgente no hay obligación de acudir al acto de conciliación previo, lo que de facto supone que es una vía ineficaz para resolver desacuerdos ante situaciones familiares complicadas que requieren de una respuesta inmediata. 

Cuando se solicita reducción de jornada de hasta el 100%,  que deberá comunicarse a la empresa con 24 horas de antelación, el gran inconveniente es la reducción proporcional del salario de las personas que lo han solicitado, mayoritariamente mujeres, lo que aumenta la brecha y precariedad salarial de género. Siendo además un mecanismo factible solo para las familias con más ingresos, excluyendo a las familias monoparentales (un 82% de mujeres), o las que tienen mayores problemas económicos.

Otra limitación de la reducción de jornada es la edad del menor hasta 12 años, desde UGT Andalucía se propone elevarla a los 14 años o hasta los 18 en caso de diversidad funcional o discapacidad.

La medida tampoco resuelve el caso que haya varias solicitudes de reducción del 100% de horario en una misma empresa, no se establecen criterios para aceptar o denegar las citadas solicitudes, y esto se puede traducir en arbitrariedad.

UGT Andalucía denuncia que los efectos laborales de  la pandemia no son iguales para hombres que para mujeres, un ejemplo de esto lo podemos ver con el aumento de paro que es mayor en las mujeres. Tampoco existe un porcentaje similar con respecto al ejercicio de los derechos de conciliación, quienes concilian son las mujeres, y ahora que la conciliación se complica, pues tenemos la certeza que también serán mujeres las que arriesgarán o renunciarán a su empleo si no lo pueden compaginar con la atención a menores, mayores o dependientes.

Entramos en el círculo vicioso de sumar el peso educacional que se deposita en el sexo femenino basado en el estereotipo de “las mujeres son las que cuidan”,  con el de la precariedad laboral de las mujeres que se traduce en un alto índice de parcialidad, eventualidad y escasos salarios. Es lógico que si un miembro de la familia tiene que sacrificar un empleo o un sueldo, lo haga quien menos gane.

Desde esta perspectiva, la de género, entendemos desde UGT Andalucía que es como hay que enfocar el problema, y por supuesto, como hay que plantear las soluciones.

Nuestra organización entiende que las medidas de conciliación que se han articulado durante la pandemia han sido y son insuficientes.

En el Acuerdo para la Reactivación Económica y Social de Andalucía, firmado por la Junta y por UGT Andalucía junto al resto de los agentes sociales,  incluimos que la reactivación económica deberá ir acompañada por una apuesta por la igualdad entre mujeres y hombres, en especial en la promoción de la conciliación y la corresponsabilidad y en la reducción de la brecha salarial.

También presentamos en mayo un Plan de 50 medidas frente a la crisis en la que hemos incluido específicas de igualdad, conciliación y corresponsabilidad en la que proponíamos lo siguiente:

•             Complementar al 100%, la disminución salarial de aquellas trabajadoras o trabajadores, que hayan tenido que hacer uso de la reducción de jornada o excedencia por el cuidado de hijos/as y personas dependientes. Esta medida debería continuar en el futuro, después del estado de alarma

•             Fomentar medidas de conciliación efectivas como la instauración del teletrabajo, reducciones de jornada y excedencias sin merma de salario o la apertura en horario laboral de los centros educativos.

•             Incentivar a las empresas para que cuenten con espacios para el cuidado de menores en los propios centros de trabajo

Desde UGT Andalucía seguiremos proponiendo y trabajando en la negociación de convenios y Planes de igualdad en medidas que incentiven una conciliación real y efectiva, dirigidas a la corresponsabilidad, pero lo poderes públicos deben intervenir.

Entendemos que es necesario adoptar un permiso retribuido que permita a todas las personas trabajadoras cuidar a menores o mayores dependientes ante los distintos escenarios que se nos presenten durante la pandemia de la COVID 19, pues estas circunstancias familiares requieren de una solución inmediata y eficaz: una persona dependiente no puede esperar y el abandono del empleo no debe ser una opción. Las medidas que se tomen deben ser aplicables a todas las familias andaluzas, especialmente a las más vulnerables,  y por supuesto, no deben estar sujetas a decisiones subjetivas de las empresas ni a procedimientos jurídicos largos. UGT Andalucía por una Conciliación real en tiempos de pandemia.