pitvi

Las infraestructuras se convierten en otra víctima de la cicatera política del PP

28/09/2012 |

Imagen noticia

Durante esta semana se han presentado las líneas generales de los Presupuestos Generales del Estado para 2013. Una vez más, la derecha española continúa obcecada en su objetivo de reducción del déficit y presenta unos presupuestos que no hacen más que ahondar en el desastre. Una de las partidas que más afectada se ha visto es la destinada a las infraestructuras del transporte sin que, para justificarlo, se hayan dado más explicaciones que las que ofreció, ante el Congreso de los Diputados, la Ministra Ana Pastor.

 Una vez más, la derecha española vuelve a mentir. Nos engaña al aplicar recortes en infraestructuras que no estaban contemplados en su programa electoral, aquel que elaboraron con la “varita mágica” que les permitiría tener dinero para todo ya que, al día siguiente de la investidura de Rajoy, la confianza en la economía española se incrementaría tanto que nos haría superar la crisis.

Pero también nos continúa mintiendo día tras día, por ejemplo, al manifestar que para ellos la inversión pública en infraestructuras es una prioridad de gasto público. ¿Desde cuándo se llevan a cabo recortes presupuestarios en las partidas que se consideran prioritarias?, ¿si durante la anterior década, con gobiernos de los “dos colores”, la inversión en infraestructuras siempre superó el 2% del PIB (por encima del 4% incluso durante los años de mayor crecimiento económico), por qué ahora quieren situar esta partida de inversión por debajo del 1%?.

La respuesta a estas preguntas es más que evidente. El PITVI no es más que un nuevo instrumento de recortes al servicio de la tacaña política económica procíclica que está llevando a cabo el Partido Popular. Este recorte de la inversión no hará más que continuar profundizando la desastrosa gestión del Ejecutivo,  provocando más recesión, más paro y ahondando, más aún si cabe, en una política errónea, insolidaria e injusta.

Contar con una red de infraestructuras básicas de transporte modernas y de calidad siempre ha sido un elemento fundamental de estímulo para el crecimiento económico y para la cohesión social y territorial. Desde nuestro Sindicato estamos convencidos de ello y por eso, instamos al Gobierno a que dé marcha atrás con este nuevo recorte presupuestario que no va a conllevar más que un nuevo empobrecimiento de los ciudadanos.

La derecha española tiene que entender, de una vez por todas, que la “tijera” no es el instrumento para hacer políticas anticrisis. Exigimos al Gobierno que cambie de rumbo y que apueste ya por la creación de empleo, por ejemplo, a través de la construcción y mejora de nuestras infraestructuras, para de esta forma reactivar la economía, mejorar los niveles de calidad de vida de los ciudadanos y, a su vez, avanzar en términos de cohesión social y territorial.