Informe ejecucion plan concertado

El Plan Concertado de Vivienda y Suelo no ha logrado los objetivos deseados

08/01/2013 |

Imagen noticia

El periodo de vigencia del Plan Concertado de Vivienda y Suelo (2008-2012) ha finalizado por lo que, dada la importancia de la materia, es fundamental trabajar ya en la elaboración de un nuevo plan para, de esta forma, continuar desarrollando el Pacto Andaluz por la Vivienda.

Durante los cinco años de vigencia, se han llevado a cabo un total de 264.129 actuaciones, lo que supone un 81,3% de los objetivos incluidos en el Plan. No obstante, por medidas, la ejecución ha sido bastante desigual al encontrar líneas de actuación con muy elevados porcentajes de ejecución (ayudas a inquilinos para el fomento del alquiler 449%) y otras con un desarrollo completamente nulo (ayudas a la gestión pública urbanística y actuaciones singulares en materia de suelo 0%).

Especialmente preocupantes son los datos de ejecución relativos a las viviendas de nueva construcción para venta y alquiler. A nivel andaluz, el Plan sólo ha supuesto la construcción de apenas 54.000 viviendas protegidas de las 132.000 previstas en el Plan, lo que apenas supone un valor de ejecución del 41%. Debemos recordar que esta medida, además de dar solución a las necesidades de vivienda de los andaluces, resultaba fundamental para utilizarla de motor que reactivara le sector de la construcción residencial y ayudara a volver a generar empleo en el mismo.

Sevilla (21%) y Cádiz (14%) sobresalen como las provincias que mayor número de actuaciones han llevado a cabo. En sentido contrario, Huelva (7,5%) y Jaén (9%) destacan como las que menos.

En cuanto a las calificaciones definitivas, las que realmente muestran las viviendas protegidas finalizadas, en Andalucía se han otorgado, durante la vigencia del PCVS, un total de 44.400, 10.100 en régimen de venta y 34.300 para el régimen de alquiler. Sevilla y Cádiz vuelven a destacar también en este apartado como las dos provincias andaluzas con mayor número de calificaciones definitivas concedidas.

En definitiva, no podemos valorar de forma positiva la ejecución del Plan ya que, en algunas de sus actuaciones más importantes, se han alcanzado niveles de ejecución muy por debajo de lo deseado. El cambio de tendencia de la economía internacional y el estallido de la burbuja inmobiliaria, junto con las dificultades impuestas por las Entidades Financieras y su escaso nivel de compromiso con la ejecución del Plan, son los principales responsables de la escasa repercusión del Plan a la hora de lograr sus dos objetivos fundamentales: dar satisfacción a las necesidades de viviendas de los andaluces y volver a generar actividad económica y empleo en el sector de la construcción residencial.

Desde UGT Andalucía apostamos por llevar a cabo un cierre ordenado del Plan Concertado de Vivienda y Suelo, prestando una especial atención a los motivos causantes de la escasa ejecución del mismo, exigiendo responsabilidades a cada uno en función de su grado de culpa y utilizando este trabajo de evaluación final para la elaboración de un nuevo plan que venga a convertirse en el principal instrumento de planificación de la política regional de vivienda protegida sirviendo, a su vez, para lograr avanzar en los dos grandes objetivos citados en el punto anterior.

Nuestro Sindicato continúa apostando por desarrollar parte de nuestra acción sindical diaria en colaborar, de forma concertada, con el diseño de la política de vivienda, como organismo corresponsable de la misma, tal como emanaba de la firma del Pacto Andaluz por la Vivienda. Nos comprometemos, por tanto, a seguir luchando por que los derechos e intereses de los trabajadores andaluces, en esta materia, sean el objetivo fundamental de todas las actuaciones que se lleven a cabo.