hipotecas julio 2012

El Julio con menor número de hipotecas concedidas desde que en 2003 se iniciara la elaboración de este indicador

24/09/2012 |

Imagen noticia

Junto con el paro, el hecho de no poder acceder a una vivienda digna, continúa siendo otro de los grandes problemas al que nos enfrentamos cada día el conjunto de los trabajadores andaluces.

Bien sea por el elevado precio de la vivienda o por las dificultades para acceder a un préstamo hipotecario, lo cierto es que los trabajadores seguimos expulsados del mercado de la vivienda libre, teniendo que recurrir, a la vivienda protegida, como única forma de emprender un proyecto de vida independiente, cuestión que además cada día es más difícil dada la reducida oferta de las mismas.

Atrás quedaron las facilidades para la concesión de hipotecas, incluso en algunos casos con prácticas fraudulentas por parte de las entidades financieras. Ahora, todo son dificultades que impiden poder acceder a estos préstamos.

Los datos publicados el pasado viernes así lo ponen de manifiesto. En los últimos doce meses, el número de hipotecas concedidas sobre viviendas se ha visto reducido en un 11% o, lo que es lo mismo, durante julio de 2012 se han concedido 617 hipotecas menos de las que se registraran a lo largo de julio del pasado año.

Un mes más, el "grifo financiero" continúa cerrado y los trabajadores seguimos siendo los más perjudicados por esta postura insolidaria de la banca. Tenemos que continuar denunciando que las principales entidades financieras operantes en Andalucía siguen sin cumplir sus compromisos en lo que a financiación del Pacto Andaluz por la Vivienda y del Plan Concertado de vivienda y suelo se refiere.

Es necesario que desde las Administraciones Públicas se adopte una postura valiente y se pongan en marcha medidas que obliguen a la banca a cumplir con sus obligaciones con los ciudadanos. En este caso, nos referimos a la concesión de hipotecas pero igualmente extensible es a la necesidad de financiación que tienen las pequeñas y medianas empresas andaluzas para continuar llevando a cabo su actividad económica y, de esta forma, ayudar a cumplir con el objetivo de la creación de empleo.