Hay que derogar la reforma laboral para acabar con la precariedad

Hay que derogar la reforma laboral para acabar con la precariedad

Los datos de paro publicados hoy por el Servicio Público de Empleo Estatal, correspondientes al mes de octubre, muestran 3.177.659 personas registradas en el desempleo, 97.948 más respecto a septiembre (un 3,18%), lo que refleja que octubre es un mes desfavorable para el mercado de trabajo, debido a que finaliza la temporada vacacional, pero también es prueba de la debilidad de la recuperación del empleo, basado en actividades estacionales, muy ligadas al trimestre de verano.

05/11/2019 |

Imagen noticia

 Pero esa destrucción de empleo se ha visto acentuada por factores exógenos, como los derivados de la guerra comercial, entre otros factores, unido a la fragilidad de ese empleo a causa de la reforma laboral, la precariedad y un modelo productivo sustentado en trabajos temporales y mal pagados.

 No obstante, en lo que va de año, el paro sigue cayendo y la afiliación a la seguridad social sigue en aumento. UGT considera que detrás de este aumento de la ocupación se esconde fundamentalmente empleo precario: sólo un 5,9% de los contratos registrados son indefinidos y a tiempo completo.

 Además, la tasa de cobertura, que ha mejorado hasta situarse en un 61,57%, aún deja fuera del sistema de protección a 1,3 millones de personas en desempleo, por lo que resulta prioritario reforzar la protección de las personas, mejorando la cobertura de las prestaciones por desempleo.

 Por todo ello, para UGT el nuevo Gobierno que salga de las urnas deberá derogar la reforma laboral de 2012 y sentarse con los interlocutores sociales para diseñar medidas de políticas de mercado de trabajo contra las diversas formas de precariedad en el empleo y en el desempleo. Mejorar la calidad en el empleo y de las rentas del trabajo, en un contexto de consolidación de las cifras macroeconómicas, es fundamental para lograr un crecimiento sostenible y de futuro, sin olvidar el necesario cambio de modelo económico mediante un cambio de modelo productiva, sustentado en una política industrial activa y de Estado.