Es necesario un Gobierno estable y progresista que apueste por el empleo de calidad

Es necesario un Gobierno estable y progresista que apueste por el empleo de calidad

UGT reclama un Gobierno estable y progresista que consolide la creación de empleo y con más derechos. Esto exige la derogación de la reforma laboral, que ha disparado la precariedad y la rotación en el mercado laboral.

03/01/2020 |

Imagen noticia

El sindicato considera que los datos del paro evidencian que la subida del SMI no ha tenido impacto negativo en la creación de empleo, sino todo lo contrario. Es por esto que recuerda su objetivo de que los salarios mínimos en convenio lleguen a los 1.000 euros en 2020.

Los datos de paro registrado en diciembre muestran una reducción del desempleo en 34.579 personas.

En 2019, el paro se redujo en 38.692 personas y la afiliación aumentó en 384.373 personas, finalizando ésta en 19,4 millones de ocupados.

UGT recuerda que aún hay más de 3 millones de personas que quieren trabajar y no pueden, de los cuales más de un millón son parados de muy larga duración, llevan más de dos años buscando empleo. De otro lado queda lejos la recuperación del empleo: la tasa de paro cerca del 14% casi duplica la de 2007.

Para el sindicato es urgente derogar la reforma laboral pues en 2019, nueve de cada diez contratos fueron de carácter temporal, y el 36% a tiempo parcial. Solo seis de cada cien contratos fueron indefinidos a tiempo completo.

Esta situación de precariedad y rotación en el empleo aumentó cada año desde 2012 debido a esta normativa. En este sentido UGT valora que este aspecto se mencione en el pacto de Gobierno entre PSOE y Podemos.

UGT no quiere dejar pasar los datos de final de año para enfatizar que éstos evidencian que la subida del SMI no ha tenido impacto negativo en la creación de empleo, sino todo lo contrario. Es por esto que recuerda su objetivo de que los salarios mínimos en convenio lleguen a los 1.000 euros en 2020.

En este sentido, el sindicato reitera la necesidad urgente de contar con un gobierno estable y progresista que tenga la reducción del paro como principal objetivo, lo que requiere una política económica que siga favoreciendo el crecimiento y sobre todo unas potentes Política Activas de Empleo.

Además, es primordial la aprobación, cuanto antes, de unos Presupuestos Generales del Estado que financien estas políticas.