7 octubre: Jornada mundial por el trabajo decente

7 octubre: Jornada mundial por el trabajo decente

Un año más alcanzamos este 7 de octubre, Jornada Mundial por el Trabajo Decente, teniendo que denunciar el nulo avance logrado en materia de lucha contra la precariedad laboral, contra la explotación, las discriminaciones, la desigualdad o la siniestralidad laboral. Un año más, tenemos que afrontar este marcado día reforzando una reivindicación sindical que, más allá del ámbito estrictamente laboral, se ha convertido en una cuestión de Justicia Social: la erradicación de la pobreza y la exclusión social en nuestra Comunidad Autónoma.

07/10/2019 |

Imagen noticia

Este año, queremos rendir homenaje en este día a los trabajadores y trabajadoras del sector cuidados ya que, ellos muy especialmente, son un claro ejemplo de la dramática situación por la que atraviesan gran parte de la clase trabajadora andaluza, victimas de actuaciones discriminatorias, abocados a vivir en una permanente situación de inseguridad laboral, con contratos más propios de otras épocas, recibiendo unos salarios indecentes, obligados a llevar a cabo su trabajo en unas condiciones laborales indignas y sufriendo, día a día, violencia y acoso en sus puestos de trabajo.

Pero la dramática situación por la que atraviesan, en particular, los trabajadores y trabajadoras del sector cuidados es también sufrida por una gran parte del conjunto de los trabajadores andaluces. La dureza de los siete largos años de crisis económica, así como un periodo de salida de la misma y de recuperación económica asentado en políticas neoliberales de recortes, de eliminación de derechos sociales, laborales y económicos y de reducción de los servicios públicos sustentadores del llamado Estado del Bienestar, ha propiciado la elevación de los niveles de pobreza, de desigualdad y de exclusión social hasta unos niveles del todo insostenibles para cualquier economía moderna que se precie.

Andalucía se presenta ante este 7 de octubre con más de 835.500 parados, con una tasa de paro de más de 21%, que supera en 7 puntos la del conjunto del Estado y que nos vuelve a situar como la Comunidad Autónoma con la mayor tasa de paro. Peor situación si cabe, atraviesan los colectivos con mayores dificultades de acceso a un puesto de trabajo y a un mercado laboral que, la digitalización, la robotización y la economía 4.0 amenaza con terminar de expulsar. El 25,08% de las mujeres en edad de trabajar que quieren hacerlo no encuentran trabajo y, en el caso de los trabajadores más jóvenes, los menores de 25 años, esta cifra se eleva hasta más del 40%.

Tampoco podemos dejar de denunciar que la contratación temporal sigue siendo la forma mayoritaria de contratación en nuestra tierra, en muchos casos de manera fraudulenta y para cubrir funciones estructurales de las cadenas de producción, ni que el 46% de nuestros desempleados lo son ya de larga y muy larga duración, con el agravante de que 27 de cada 100 de ellos ya han agotado todas las posibles prestaciones por desempleo o que 273.400 de los hogares andaluces tienen a todos sus miembros activos en paro.

No vale cualquier tipo de crecimiento, no podemos dejarnos a nadie atrás y, por ello, exigimos una mayor apuesta por las políticas de creación de empleo de calidad, por la mejora de los salarios, por la reforma del Sistema de Prestaciones Públicas de Desempleo, por la puesta en valor y el reforzamiento del Diálogo Social, por la erradicación de la siniestralidad laboral y por "invertir en cuidados", como símbolo al que queremos dedicar este día de reivindicaciones sindicales, esta Jornada Mundial por el Trabajo Decente.