UGT Andalucía contra el fraude fiscal

Los empresarios declaran, de media, 8.300 euros menos que los trabajadores

Es necesario realizar un mayor esfuerzo público en la lucha contra el fraude fiscal y contra la economía sumergida.

03/01/2012 |

El fraude fiscal se ha convertido en un lastre para nuestra economía
El fraude fiscal se ha convertido en un lastre para nuestra economía

Desde mucho antes de que se iniciara la crisis económica, desde la UGT Andalucía ya veníamos estableciendo la necesidad de apostar por incrementar los ingresos públicos. Sin embargo, cuando aparecieron las dificultades presupuestarias la mayor parte de los gobiernos recurrieron a reducir los gastos sociales.  

Por contra, nosotros abogamos por la necesidad de llevar a cabo una profunda reforma del actual sistema tributario a partir de un importante incremento de la progresividad del mismo.  

En paralelo a esta medida, también hemos manifestado en numerosas ocasiones la necesidad de llevar a cabo un importante esfuerzo en materia de lucha contra el fraude fiscal y contra la economía sumergida. Esta medida es especialmente importante en una época de crisis económica como la que estamos atravesando en al actualidad. El fraude fiscal provoca una importante pérdida de ingresos públicos que merman, de manera trascendental, la capacidad de actuación de las políticas públicas y, con ello, la base de la cohesión social.

 Frente a ello, el Gobierno del Estado y de la mayor parte de las Comunidades Autónomas, con la excusa de tener que cumplir con los mandatos de la Unión Europea de control del Déficit Público, han apostado por la vía fácil, pero a su vez también por la más injusta desde el punto de vista social.

 De esta forma, venimos ya unos meses asistiendo a continuos anuncios de recortes en la sanidad y en la educación, de reducción del salario de los empleados públicos, de paralización de gran parte de las obras de infraestructuras públicas, de incremento de los impuestos indirectos, de congelación de las pensiones, etc.

  Todas estas medidas no hacen más que intentar que seamos los trabajadores los que en mayor medida tengamos que soportar los costes de una crisis que ha sido generada, y que está siendo mantenida en el tiempo, por los representantes del capital.

 Por el contrario, desde nuestro Sindicato exigimos que sean las clases más altas, los que más recursos económicos tienen, las que tengan que hacer un mayor esfuerzo en estos momentos de dificultades económicas ya que, a su vez, también fueron ellas las que obtuvieron mayores beneficios durante los años de crecimiento y de bonanza económica.

 En este sentido, la lucha contra el fraude fiscal se esta erigiendo en un aspecto fundamental, tanto desde el punto de vista de su capacidad para incrementar los ingresos públicos, como por razones de justicia y de solidaridad social. No podemos pasar por alto el hecho de que prácticamente la totalidad del fraude fiscal viene cometido desde el ámbito empresarial de ahí que, desde UGT Andalucía, seamos tremendamente contundentes en exigir al Gobierno la inmediata puesta en marcha de nuevas y más eficaces medidas de control tributario.