paro registrado julio 2013

El leve descenso del paro no puede servir para enmascarar los graves problemas de nuestro mercado laboral

06/08/2013 |

Imagen noticia


Valoramos positivamente la reducción del paro registrado alcanzada durante este mes. No obstante, no podemos pasar por alto la enorme dependencia estacional de esta reducción del paro, condicionada, prácticamente en su totalidad, al incremento de la contratación en el sector servicios para hacer frente al periodo vacacional.

La contratación temporal continúa sin descender del 97%. De esta forma, un mes más la temporalidad continúa siendo uno de los principales problemas estructurales de nuestro mercado laboral.

También en esta ocasión, los datos vuelven a poner de manifiesto la ineficacia de la Reforma Laboral. Para reducir el paro no hay que abaratar el despido como los economistas neoliberales nos quieren hacer creer sino, por el contrario, poner en marcha políticas de demanda que favorezcan la reactivación de la economía y la creación de empleo.

La necesidad de llevar a cabo un giro radical en la política socioeconómica del Gobierno se hace ya más que evidente. Los recortes de derechos y la destrucción del Estado del Bienestar y de todo lo que suene a "público" no hacen más que alargar y profundizar los devastadores efectos de esta crisis originada, precisamente, por los más altos representantes del capital.

La intervención de la UE en las economías con mayores problemas económicos continúa siendo nefasta. Cada nuevo rescate no hace más que poner de manifiesto que las más altas instituciones europeas están más interesados en rescatar a las entidades financieras de Grecia, Portugal o Irlanda que a los ciudadanos a los que dice representar.

En definitiva, desde la Unión General de Trabajadores de Andalucía exigimos al Gobierno de la Junta de Andalucía, al Gobierno Estatal y a la UE la inmediata puesta en marcha de medidas que favorezcan la inversión, la actividad económica y que, de una vez por todas, ponga fin al más crudo de los efectos de la crisis: el paro. La clase trabajadora andaluza no está dispuesta a seguir pagando los efectos de una crisis económica generada y mantenida en el tiempo por los "más poderosos" y así se lo estamos haciendo saber a nuestros dirigentes.