UGT condena la agresión a un vigilante de seguridad en Valverde del Camino

UGT condena la agresión a un vigilante de seguridad en Valverde del Camino

El vigilante se recupera de sus heridas y del trauma sufrido, pero ya ha sido dado de alta ya que, como consta en el parte de lesiones, no ha sufrido daños de gravedad. La agresión se produjo este miércoles, 30 de noviembre de 2022, en el Control del Servicio del Centro de Atención e Información de la Seguridad Social (CAISS) de Valverde del Camino, en Huelva.

01/12/2022 |

Imagen noticia

Un ex-policía local del municipio intentó entrar por la fuerza en el CAISS de la misma localidad. El vigilante de seguridad explicó al agresor que no podía acceder al edificio sin cita previa y le facilitó la información necesaria para que pudiera obtenerla. El agresor en ese momento se marchó, pero regresó aproximadamente una hora después asegurando que no le era posible obtener la cita de forma telemática, momento en el que comenzó a empujar e insultar al vigilante de seguridad. Al intentar entrar en las oficinas a la fuerza, el vigilante sufrió contusiones y cortes, por lo que tuvo que ser trasladado a un centro sanitario, donde fue atendido, y dado de alta poco después. Al lugar de la agresión acudió una patrulla de la Policía Local para impedir que la situación fuera a más.

Desde la Federación de Servicios de Movilidad y Consumo FeSMC UGT- Huelva, manifestamos nuestra repulsa ante este tipo de agresiones que, desde la pandemia provocada por la crisis sanitaria de la Covid-19, se han incrementado considerablemente. Los y las vigilantes de seguridad, deben hacer cumplir las normas de los organismos públicos, entre otras y como ha sido el caso, el de entrada y salida de los mismos, lo que convierte a estas personas trabajadoras en objeto de la frustración de muchos/as usuarios/as.

Desde FeSMC-UGT Huelva queremos hacer un llamamiento a todos los estamentos implicados (empresas de seguridad privada, clientes y administraciones públicas) para que se adopten las medidas necesarias para dotar a los trabajadores y las trabajadoras del sector de seguridad privada de los medios necesarios para poder desarrollar su actividad, garantizando la integridad física tanto de los y las vigilantes de seguridad, como de los/as clientes y usuarios/as de los establecimientos públicos y privados.