La ley del suelo debe garantizar el derecho a una vivienda digna, la sostenibilidad energética y medioambiental

La ley del suelo debe garantizar el derecho a una vivienda digna, la sostenibilidad energética y medioambiental

Este martes, la secretaria de Industria, Transición Justa y Medio Ambiente de UGT Andalucía, Clara de la Colina, ha comparecido en el Parlamento para analizar el Proyecto de Ley de Impulso para la Sostenibilidad del Territorio de Andalucía, más conocida como futura Ley del Suelo.

22/09/2021 |

Imagen noticia

Este proyecto de ley tiene como objeto la regulación de la ordenación del territorio y el urbanismo en nuestra Comunidad Autónoma, siendo ambas materias una competencia exclusiva de nuestra Comunidad, tal y como recoge el artículo 56, apartados 3 y 5 del Estatuto de Autonomía para Andalucía.

Transcurridos casi 20 años de la primera, y más de 25 de la segunda, desde UGT-Andalucía valoramos “su necesidad y oportunidad para adaptarla  a los cambios legislativos sobre todo en materia de suelo y rehabilitación, y el nuevo marco de procedimiento administrativo; pero también a otras materias estrechamente relacionadas con el impacto medioambiental, vivienda y cambio climático, o patrimonio histórico y paisajístico. Así pues, coincidimos con lo recogido en la exposición de motivos del Proyecto de Ley al señalar que es necesario “un marco jurídico estable en materia de ordenación del territorio y urbanismo, que ofrezca mayor seguridad jurídica a los operadores, y sea más sencillo y ajustado a la legislación sobrevenida”.

Pero no sólo ponemos el foco en eso, desde UGT Andalucía siempre hemos señalado nuestra preocupación ante una materia tan sensible y que afecta a la calidad de vida de la ciudadanía, en base a un uso racional del suelo por parte de los poderes públicos, teniendo como objetivos principales garantizar el derecho a una vivienda digna, la sostenibilidad energética y medioambiental,  defensa de nuestro patrimonio histórico, cultural y paisajístico, y un desarrollo territorial equilibrado que prime la construcción de ciudades y municipios inteligentes, inclusivos, accesibles y sostenibles, reforzando el carácter transversal que caracteriza a la ordenación del territorio.

La futura Ley del suelo de Andalucía debe reforzar por ello la prevalencia de la ordenación del territorio sobre la puramente urbanística, en la que demasiadas veces los intereses espurios de alcance local han jugado un papel que no queremos de ningún modo que se vuelva a  repetir. La especulación urbanística tuvo en nuestra región un protagonismo que ha quedado desterrado, favorecer la cohesión económica y social del territorio, y la sostenibilidad ambiental, debe ser ahora la prioridad de esta ley.

El núcleo fundamental de la ordenación del territorio debe basarse en una planificación ordenada y en actuaciones públicas para la fijación de usos del suelo y un equilibrio entre las distintas partes del territorio andaluz: entre las ciudades y el mundo rural, y entre la costa y el interior. Pero flexibilizar el marco de actuación  urbanístico municipal para hacerlo más operativo y ágil no debe servir para un desarrollo urbanístico descontrolado. Esta Ley dota de un claro protagonismo a la autonomía local en las competencias urbanísticas, pero debe ser siempre en el marco de lo recogido en la Ley 5/2010, de 11 de junio, de Autonomía Local de Andalucía.

Lee la comparecencia completa aquí