«Atrás

La industria andaluza abocada al abismo ante la ausencia de una política industrial regional sólida

La industria andaluza abocada al abismo ante la ausencia de una política industrial regional sólida

Se confirman los peores augurios en esta parte final del 2019. Andalucía vuelve a ocupar plaza en el furgón de cola de la industria estatal con el peor dato mensual de todas las CCAA agravando, aún más si cabe, la brecha histórica entre nuestra región y las más industrializadas del norte de la península. Sirva como ejemplo que en diciembre, mientras la producción industrial andaluza retrocedió casi 9 puntos porcentuales, en CCAA como Navarra o La Rioja creció por encima del 24% y del 10% respectivamente.

07/02/2020 |

Imagen noticia

De esta forma, según las cifras publicadas hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE), el Índice de Producción Industrial de Andalucía (95,0), se sitúa levemente por encima del valor medio del Estado (94,5), pero muy lejos de las regiones con los indicadores más elevados: Murcia (103,6), Madrid (102,8) y Galicia (102,0).

A su vez, si comparamos la tasa de variación media a lo largo de todo el año (0,9%), en lo que a producción industrial se refiere, podemos observar como la distancia con respecto a la media estatal (0,6%), se mantiene favorable para Andalucía, consolidando las tres décimas de diferencia ya existentes el mes pasado. En estos términos de media del año, un total de 7 CCAA crecen por encima de Andalucía: Navarra (9,8%), la Región de Murcia (7,5%), Castilla-La Mancha (3,2%), Madrid (2,4%), el País Vasco (2,4%), La Rioja (1,7%) y la Comunidad Valenciana (1,1%). En sentido opuesto, ocho CCAA se mantienen en tasas negativas siendo, las más pronunciadas fueron las registradas en Illes Balears (-6,4%), en el Principado de Asturias (-4,2%) y en Galicia (-3,9%).

El desplome de la producción industrial andaluza en el mes de diciembre no viene más que a confirmar un mal final de año en lo que a desarrollo industrial de Andalucía se refiere, incapaz de comenzar a dar pasos en la consecución del ansiado cambio de modelo productivo que demanda nuestra tierra para así dotarse de una economía lo suficientemente fuerte como para encarar, con garantías de éxito, futuros ciclos de crisis económica.

Como podemos observar en el gráfico, diciembre fue un mes positivo para trece de las regiones, dos de ellas incluso con tasas interanuales por encima del 10%, e incluso del 20%: Navarra (24,3%) y La Rioja (10,2%). De esta forma, podemos concluir que el conjunto de la industria estatal parece haber “salvado los muebles” en los meses de cierre de año. Por el contrario, por lo que a Andalucía (-8,8%) se refiere, registra el peor dato mensual de todas las CCAA, solo cercano al descenso registrado también en Asturias (-8,0%).

Andalucía no puede permitirse el lujo de continuar perdiendo el tiempo en lo que a nuestra industria se refiere. La Junta de Andalucía tiene que dejar de continuar mirando al pasado y encarar, de una vez por todas, lo que sin duda es una de las más absolutas prioridades para el presente y el futuro de nuestra tierra: el desarrollo de una industria innovadora, generadora de empleo de calidad y con la suficiente fortaleza como para liderar y sustentar el proyecto de construcción social de Andalucía.

Tenemos que hacer frente a importantes y vertiginosos cambios en términos de digitalización, de robotización y de nuevas tecnologías. La única forma de hacerlo sin dejarnos a nadie atrás y avanzando en materia de cohesión social y territorial es a partir del un desarrollo industrial sostenible y equilibrado. Esa es nuestra principal exigencia sindical de cara a 2020.