La tercera ola de la pandemia lleva a la UCI al tejido productivo andaluz

La tercera ola de la pandemia lleva a la UCI al tejido productivo andaluz

El último de los meses del año ha concluido con el cierre de 418 nuevas sociedades andaluzas, lo que supone 130 más de las disueltas el mes pasado (288) en un mes en el que, a nivel estatal, el dato también se incrementó (941 más) con respecto a las 2.062 que lo hicieron en octubre. De esta forma, en el conjunto del Estado, el número de sociedades disueltas fue de 3.003 por lo que 14 de cada 100 de las empresas disueltas en España son andaluzas, un porcentaje igual al registrado el mes pasado.

12/02/2021 |

Imagen noticia

Si observamos la comparativa interanual, los datos resultan muy negativos para Andalucía. De esta forma, con respecto a diciembre de 2019, el número de sociedades disueltas en Andalucía ha sido un 23,3% mayor a la cifra registrada por aquel entonces. Para el conjunto del Estado, el número de sociedades obligadas a echar el cierre se ha incrementado en un 10,4%, es decir, un porcentaje que se sitúa casi 13 puntos por debajo de la tasa andaluza.

En lo que a las sociedades creadas se refiere, durante el mes de noviembre, en nuestra Comunidad Autónoma, vieron la luz 1.221 de las 7.668 que lo hicieron en el Estado, lo que supone un 16%. En Andalucía, el número de sociedades creadas fue inferior, en 119 sociedades, a las que se alcanzaron el mes pasado (1.340). Por su parte, en el conjunto del Estado dicha cifra, lejos de reducirse, se ha situado por encima de las 7.339 creadas en noviembre del pasado año.

En datos interanuales, en esta ocasión, también salimos peor parados ya que, en Andalucía, el número de sociedades creadas el pasado mes de diciembre fue solo un 6,7% mayor a las que se registraron en el mismo mes de 2019. Por su parte, para el conjunto del Estado, las sociedades de nueva creación también aumentaron, pero lo hicieron de manera más pronunciada, un 8,1%.

En cuanto al capital medio suscrito por las sociedades creadas, la media andaluza (46.563 €), en el último de los meses del año, vuelve a situarse por debajo de la media estatal (62.045 €). De esta forma, nos colocamos 15.482 euros por debajo de dicha media y, lo que es más negativo, esta se incrementa en más de 3.600 euros con respecto registrada el mes pasado (11.850 €).

En esta ocasión, Galicia (113.524 €) y Aragón (113.197 €), destacan ahora como las CCAA con mayor capital medio suscrito en las sociedades mercantiles creadas en el último mes de 2020. Por el contrario, en el lado opuesto encontramos, muy por debajo de las demás, a Castilla – La Mancha con apenas 24.267 €, seguida de La Rioja (35.137 €).

En cuanto a nuestras provincias, es de reseñar el hecho de que Málaga (342) y Sevilla (317), nuevamente vuelven a liderar los proyectos empresariales iniciados con un 54% de los mismos. En sentido contrario, Jaén (44) y Huelva (65) fueron, también en esta ocasión, las provincias con menor creación de empresas en diciembre del pasado año.

Por su parte, Almería (90.803 €) y, en menor medida, Sevilla (59.739 €) resultaron ser las provincias de mayor capital medio suscrito por las empresas creadas, muy por encima de la media autonómica. En el lado opuesto, nos encontramos a Cádiz (31.860 €), Málaga (33.190 €) y Huelva (33.208 €).

En lo que a las sociedades disueltas a nivel provincial se refiere, en esta ocasión, destacan en este apartado Málaga, con 118 sociedades mercantiles disueltas, junto a Sevilla (115). En sentido contrario, Huelva (15) y Jaén (16), también en el pasado mes de diciembre, fue donde menor número de sociedades mercantiles se disolvieron.

Con los datos de hoy, la cifra de sociedades mercantiles andaluzas que han sido incapaces de continuar ejerciendo su actividad económica desde que se iniciara el año, asciende ya a 3.032 asistiendo, durante este mes, a un nuevo incremento en el ritmo de destrucción de las mismas.

El reducido tamaño de las empresas andaluzas siempre ha sido una característica definitoria de nuestro tejido productivo. Esta particularidad, en sí mismo, no debe ser entendida como una debilidad, pero en ella se convierte si las mismas son incapaces de llevar a cabo una política de colaboración en búsqueda de la excelencia empresarial, de la obtención de ventajas comparativas y, de esta forma, de intentar asegurar la subsistencia de sus proyectos emprendedores a corto y medio plazo.

Sin duda, todo lo acontecido durante el pasado año en relación con la pandemia ha supuesto un duro golpe a un tejido productivo que ya, con anterioridad, no mostraba un excesivo grado de fortaleza. De esta forma, cuando las dificultades económicas aparecen, es cuando las debilidades asoman en mayor medida, hasta el punto de comprometer, gravemente, el futuro de nuestra economía y de un modelo productivo que, a ciencia cierta, cada día que pasa da señales más evidentes de estar agotado.

Desde UGT Andalucía somos conscientes de que no hay empleo sin empresas y de lo importante que, en estos momentos, resulta implementar medidas de apoyo a las mismas. No obstante, estas ayudas no pueden ser un cheque en blanco. El dinero público tiene que revertir en mejoras para el conjunto de la ciudadanía y no solo para las empresas. Por este motivo, el posicionamiento sindical de nuestra organización es sencillo: ayudas a las empresas sí, pero condicionadas siempre al mantenimiento de las plantillas y a la mejora de la calidad del empleo.