Carmen Castilla propone en la Cumbre del Clima un modelo de colaboración a través de la figura del Delegado de Transición Ecológica

Carmen Castilla propone en la Cumbre del Clima un modelo de colaboración a través de la figura del Delegado de Transición Ecológica

La secretaria general de UGT Andalucía, Carmen Castilla, ha presentado este viernes, 13 de diciembre, durante los actos de la Cumbre del Clima, en Madrid, el libro "Informe de situación de las emisiones de CO2 en el Mundo, 2017", cuyo patrocinador principal es Global Omnium y ha expuesto la posición del sindicato encabezando una transición justa, que permita la sostenibilidad medioambiental, pero evitando la pérdida de puestos de trabajo. Castilla ha anunciado que "UGT como Organización líder sindical propone un modelo de colaboración a través de la figura oficial del ‘Delegado de Transición Ecológica', figura que desde UGT propondremos que, con la formación adecuada, ostenten las personas que actualmente ejercen otras funciones de Delegado Sindical, siempre que sea viable, pero que no exista empresa u organización que no cuente con esta figura".

13/12/2019 |

Imagen noticia

"Sus funciones deben ser velar porque en la empresa u organización se adoptan los estándares y buenas prácticas medioambientales y de sostenibilidad necesarias para garantizar el proceso de adaptación a los riesgos del cambio climático. Además, este nuevo tipo de Delegado, debe velar por la transparencia en la información a la hora de introducir un nuevo modelo de negocio basado en la economía circular, de forma que se garantice la competitividad empresarial, y especialmente la adaptación tecnológica para hacer frente a la supervivencia empresarial, pero aplicando la formación necesaria para que en lugar de pérdida de puestos de trabajo, se traduzca en generación de empleo. Todo ello en el nuevo marco de lucha contra la emergencia climática", ha dicho.

La secretaria General de UGT-A propone, además, que el Delegado de Transición Ecológica, vele porque se destinen los recursos necesarios para que dicha transformación se realice manteniendo la integración real de la lucha contra la emergencia climática con la sostenibilidad de los puestos de trabajo, y la generación de nuevas oportunidades de crecimiento gracias a la evolución empresarial en la estrategia de lucha contra la emergencia climática. Esta figura debe estar vigilante para que las empresas u organizaciones no deriven sus actuaciones a situaciones puntuales de imagen, sino que mantengan un compromiso firme con la emergencia climática y la defensa del medio ambiente.

Según la secretaria general de UGT Andalucía, "todo ello a través de un modelo de evaluación continua que realizará el Delegado de Transición Ecológica juntamente con los departamentos especializados de la Empresa u Organización, que deberá integrarse de forma obligatoria en los nuevos modelos macroeconómicos de evaluación de las entidades empresariales o prima de riesgo por su exposición a una economía de carbono".

"Aprovechando las palabras del Presidente del Gobierno en el acto de inauguración de la COP25, esta nueva figura de "Delegado de Transición Ecológica" al menos desde UGT vamos a proponer que sea realizada por una mujer, como necesidad imperiosa de que el 50 % de la población participe con mayor protagonismo si cabe, en este compromiso social que es la lucha contra la emergencia climática a través de una Transición Justa", ha dicho Castilla.

También ha participado en la atención a los medios de comunicación en la Zona Verde de la COP25, Juan Luis Pozo, director de Sostenibilidad Corporativa de Omnium Global, quien ha resumido los objetivos del libro "Informe de situación de las emisiones de CO2 en el Mundo, 2017" del que es uno de los autores y cuyo patrocinador principal es dicha empresa.

Entre las conclusiones está el riesgo de que la transición provoque una deslocalización de empresas de las regiones con menos recursos: "Las industrias más contaminantes se encuentran en las regiones, como Andalucía, donde menos renta per cápita hay. Madrid tiene las empresas menos contaminantes, menos industrias contaminantes, y al mismo tiempo la que más renta per cápita tiene para hacer frente a ese cambio del modelo energético. Las industrias contaminantes que hay en Andalucía, pueden deslocalizarse cuando tengan que cerrar o invertir para cambiar el modelo, y empiece una migración climática. Eso lo advierte el informe"

Juan Luis Pozo también ha destacado el compromiso de Omnium Global con el planeta, en aportar soluciones tecnológicas por un acceso universal y equitativo del agua.

La secretaria General de UGT-A, también se ha referido al cambio climático y a una transición justa, como conceptos globales. Para Carmen Castilla no estamos hablando ni discutiendo, a pesar de que muchos se empeñen en confrontar a la sociedad en ello, sobre si la transformación vertiginosa que está sufriendo la opción el planeta en el que vivimos nos va a afectar antes o después, pues realmente ya nos ha afectado, nos está afectando y nos va a afectar, lo que estamos discutiendo y lo que estamos poniendo en conocimiento de la sociedad, si esta lucha o esta gestión del cambio climático de nuevo y una vez más, se va a realizar a costa de las clases más desfavorecidas".

"Esto último es una realidad de tal magnitud que observamos con gran preocupación, pero con poca ocupación hasta la fecha, los migrantes climáticos, todos aquellos que abandonan los lugares donde han vivido tradicionalmente, para trasladarse a otros lugares que representen al menos una oportunidad de mantener los mínimos esenciales para una vida digna", ha señalado.

Según la líder de UGT, "ya no estamos hablando de la crisis de la migración hacía entornos más viables para la vida en un presente inmediato, como es la migración del norte de África hacía Europa, estamos hablando de la migración que se provoca por el desplazamiento de inmensas cantidades de seres humanos, por la sencilla no ya de no tener oportunidades económicas, sino sencilla y llanamente por no tener agua por la desertización continua de los lugares en los que viven, o incluso por el fenómeno totalmente contrario que son las grandes catástrofes naturales que asolan regiones y países y que dejan totalmente abandonados a su suerte en millones de personas".

"Pero esta crisis o emergencia climática que en los países desarrollos queremos seguir observándolo como algo que nos afecta, pero cuya afección se producirá especialmente en los países subdesarrollados, y en cierto sentido de forma hipócrita ya convivimos con sus migraciones, afecta más que nunca o para los que siguen negando la realidad, va a afectar más que nunca, al estado del bienestar social en nuestros países desarrollados".

"La cuestión es simple y evidente, la lucha contra el cambio climático tiene un coste, y este coste a pesar de muchos, ya no lo van a pagar los países subdesarrollados porque ya lo han pagado y ya no les queda nada más para pagarlo, lo van a pagar los países desarrollados y de forma muy agresiva a la clase trabajadora donde nos encontramos todos", ha señalado.

"En los próximos años, en la década que se inicia de forma inminente 2020-2030, toda la clase trabajadora va a sufrir un vuelco fundamental (más pronto que tarde) en su modelo de adaptación a la nueva realidad laboral. Muchas empresas actuales no van a sobrevivir por falta de competitividad o por ausencia de modelo de negocio, a una nueva realidad marcada especialmente por la fiscalidad verde. Muchas empresas actuales para poder sobrevivir a esta nueva realidad, van a tener que realizar grandísimas inversiones económicas en el cambio de su modelo de negocio, lo que conllevará como suele ser habitual una reducción de plantillas en virtud de la reducción de los márgenes empresariales".

"La fiscalidad verde incidirá en las empresas, pero realmente se terminará repercutiendo en la economía diaria con un alza de los precios, alza que sí no va aparejada de una transición justa salarial, conllevará una pérdida sin precedentes en el poder adquisitivo de los más desfavorecidos, lo cual influirá directamente en la economía, generándose una menor capacidad de gasto y consiguientemente una mayor reducción nuevamente de puestos laborales en el sector servicios".

"Por todo esto, y observando muy directamente nuestro compromiso ineludible con los más desfavorecidos y con los países en vías de desarrollo, a través de la necesaria transferencia tecnológica que ayude a evitar las migraciones climáticas, en nuestro primer mundo se suma al reto anterior la necesidad de que la representación de los trabajadores se involucre seriamente en la gestión empresarial con el objetivo de la transición justa".