incremento salarial agosto 2012

Los trabajadores pagamos la pérdida de poder de la negociación colectiva

27/09/2012 |

Imagen noticia

Muchas de las medidas emprendidas por el actual Gobierno Central no hacen más que traducirse en un grave empeoramiento de las condiciones laborales de los trabajadores. En esta ocasión nos estamos centrando en el apartado salarial aunque bien es sabido que podríamos hacerlo extensible a muchos otros aspectos de la relación entre el trabajador y la empresa.

En primer lugar, resulta evidente que la Reforma Laboral ha supuesto una importante merma de poder para la negociación colectiva, ofreciendo tal cantidad de facilidades para la aplicación de los descuelgues que ha venido a convertir los convenios colectivos en poco más que papel mojado.

A su vez, la nefasta gestión de la crisis económica, la cual ha dado lugar al inicio de un nuevo periodo de recesión económica, está propiciando que los pocos convenios que se están firmando vayan más allá del principio de “incremento moderado de salarios” para terminar convirtiéndose en importantes reducciones de estos incrementos e incluso, en algunos casos, con auténticas contracciones de las retribuciones a fin de poder mantener los puestos de trabajo.

Con respecto a los empleados públicos, la congelación de salarios y la eliminación de algunas de las pagas extras también ha propiciado que los salarios reales en muchos de los países europeos, entre ellos España, se hayan visto reducidos con la consecuente pérdida de poder adquisitivo de los trabajadores.

En definitiva, todos los datos no hacen más que poner de manifiesto la imperante necesidad de llevar a cabo un giro radical en las políticas económicas del Gobierno.  El deterioro de los derechos sociales, el empeoramiento de las condiciones laborales y las políticas de recortes no hacen más que prolongar esta situación de recesión económica.

 Es la hora ya de apostar por el crecimiento, por la creación de empleo y por la mejora de los niveles de vida de los trabajadores. Sólo a partir del cumplimiento de estos objetivos lograremos superar la crisis y, lo que es más importante, la superaremos sin dejar a nadie atrás.