«Atrás

UGT Granada recuerda que las empresas son las responsables de asegurar la Salud Laboral frente al COVID-19

UGT Granada recuerda que las empresas son las responsables de asegurar la Salud Laboral frente al COVID-19

18/03/2020 |

Imagen noticia

Desde UGT Granada se recuerda que los trabajadores de las empresas, de acuerdo con el art. 14 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales (LPRL), tienen derecho a una protección eficaz en materia de Seguridad y Salud en el desarrollo de sus labores profesionales, por lo que  es la empresa la que debe adoptar las medidas de protección que garanticen y a protejan a los trabajadores de los riesgos para la salud.

Con el fin de cumplir con dicha obligación legal, indican desde el Sindicato, las empresas deben tener en cuenta la información y recomendación que les proporcionen sus servicios de prevención, así como el Ministerio de Sanidad, el procedimiento de actuación para los Servicios de Prevención de Riesgos Laborales frente a la exposición al nuevo Coronavirus emitido por el Ministerio de Trabajo y Economía Social, así como a cualquier otra recomendación emitida desde los órganos gubernamentales. Pero también, como señalan desde UGT, a la hora de gestionar los riesgos laborales y su prevención en las empresas es importante que la opinión de los trabajadores sea tenida en consideración. Es imprescindible el dialogo constante respecto de los temas preventivos, resulta esencial en estos momentos, para abordar esta emergencia sanitaria y lograr frenar el contagio del coronavirus también desde el entorno laboral.

Sin perjuicio de que habrá que seguir las indicaciones en este caso, como extremar las medidas de higiene personal, lavarse las manos constantemente,, mantener la distancia social, etc., es necesario tener en  cuenta que una la empresa puede adoptar cuantas medidas considere oportunas con el fin de vigilar el estado de salud de sus trabajadores y evitar contagios, si bien en aquellos casos en que exista una intromisión en la vida privada del trabajador, en situaciones tales como obligarles a tomarse la temperatura, o a indicar los lugares a los que viaja en su tiempo de ocio, tan sólo podrán ser llevados a caboprevio consentimiento voluntario del trabajador y siempre que exista informe favorable por parte de la representación legal de los trabajadores. De no hacerlo así, podría llegar a considerarse una intromisión en el ámbito personal y de intimidad del trabajador por parte de los tribunales.

Si existe un caso de coronavirus confirmado en el centro de trabajo, la empresa está obligada a Informar lo antes posible a todos los trabajadores afectados de la existencia de dicho riesgo y de las medidas adoptadas o que deben adoptarse, y Adoptar las medidas y dar las instrucciones necesarias para que, en caso de peligro grave, inminente e inevitable, se pueda interrumpir la actividad y si es necesario, abandonar el lugar de trabajo. Dicho esto, la empresa deberá contactar a la mayor celeridad con los  el Servicio Andaluz de salud, y seguir las instrucciones dados por éste, empezando por el aislamiento inmediato de las personas que hubiesen podido tener contacto estrecho con el trabajador contagiado. Por tanto, llegado este punto, la empresa podría tener que proceder a paralizar la actividad laboral si así lo consideran los servicios sanitarios, sin perjuicio de que se puedan activar cuantas medidas permitan el desarrollo de la actividad laboral de manera alternativa (por ej. teletrabajo) o la adopción de medidas de suspensión temporal de la actividad.

Las empresas granadinas han de dar una respuesta adecuada ante esta crisis sanitaria y deben adoptar cuantas medidas preventivas sean necesarias para proteger la seguridad y la salud de las personas trabajadoras a su cargo. Por lo que han de elaborar un plan de contingencia y un protocolo de actuación frente al coronavirus, consensuado con la representación legal de los trabajadores, solo así las medidas que se adopten serán eficaces. Por último, desde la Unión General de Trabajadores ofrecemos nuestro apoyo incondicional a todos los representantes de los trabajadores y trabajadoras que, mediante su valiosa labor, mejoran las condiciones de seguridad y salud en los centros de trabajo.