La mejora de los salarios resulta imprescindible para impulsar la recuperación de la economía en Granada

La mejora de los salarios resulta imprescindible para impulsar la recuperación de la economía en Granada a través del consumo

12/02/2021 |

Imagen noticia

En enero de 2021, el IPC ha bajado un -0,5% en Granada, frente al -1,3% en enero de 2020. Los grupos de bienes y servicios que más han subido respecto al mes pasado han sidoVivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles (4,5) y Transportes (1,5), mientras que ha bajado el precio en Vestido y Calzado (-18,3) y y Bebidas Alcohólicas y Tabaco (-0,5). Respecto a la variación de los últimos doce meses el IPC se sitúa en Granada en el 0,5%, mientras que para el mismo periodo, pero en 2020, subió un 0,9%. Destaca la subida de precios en Vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles (3,2) y Sanidad (1,9)mientras que ha bajado el precio de Comunicaciones (-3,4), y Transportes (-3).

 

Juan Fco. Martín, Secretario General de UGT Granada, considera que ante los datos de IPC publicados hoy, se confirmaría, en el inicio del año, el descenso de los precios ya producido en 2020,  y no sólo por las rebajas de enero. En definitiva, afirma,  los precios también se han visto afectados por la aparición de la pandemia y por la consecuente crisis y paralización de la economía granadina. Las medidas y restricciones  implantadas para controlar los contagios han obligado a muchas empresas e incluso a sectores de actividad al completo a reinventarse, a llevar a cabo una política de precios distinta que, en algunos casos, se ha traducido en un descenso de los mismos colaborando, de esta forma, en la consecución de las negativas tasas de inflación que han caracterizado 2020.

 

La particularidad del año pasado hace que tampoco se pueda estar en disposición de establecer un porcentaje claro en lo que a incremento o descenso del poder adquisitivo de los trabajadores granadinos se refiere. En un periodo protagonizado por cierre de empresas, ERTEs, despidos individuales, novaciones a la baja de los contratos y aplicación de cláusulas de descuelgue, utilizar el porcentaje del 1,94% de Incremento Salarial Pactado (ISP) en la tradicional fórmula de ISP menos inflación real,  sería, como poco, una temeridad que en nada se asimilaría a la situación real de dificultad por la que han atravesado la inmensa mayoría de las familias trabajadoras granadinas.

Independientemente de ello, ahora que parece que un posible periodo inflacionista de descontrol de precios es del todo improbable, no hay ningún tipo de argumento económico sólido que impida apostar por la mejora de los salarios del conjunto de los trabajadores granadinos. En una economía como la nuestra, donde el consumo es un elemento fundamental, elevar el poder adquisitivo de los trabajadores resulta imprescindible para impulsar la recuperación de la economía.

De forma paralela, todo lo vivido este pasado año demuestra la necesidad de profundizar en la mejora de las políticas de protección social y de derechos laborales. Recuperar la economía pasa por derogar las dos últimas Reformas Laborales y erradicar la precariedad laboral, por dignificar las pensiones y las prestaciones públicas por desempleo, por subir el SMI a 1.000€, y en definitiva, por volver a poner a la ciudadanía y, más concretamente a los trabajadores y trabajadoras, en el centro de las políticas socioeconómicas.