Hay que seguir profundizando en las medidas de salvaguarda del empleo

Hay que seguir profundizando en las medidas de salvaguarda del empleo

02/09/2020 |

Imagen noticia

En Granada, en agosto de 2020, el paro registrado en los Servicios Públicos de Empleo ha sido de 102.526 personas, 1.450 más que el mes pasado (1,43%), y hay 23.791 personas inscritas en paro más que hace un año (78.735), cuando aumentó el desempleo en 786 personas. En el análisis por sectores, ha disminuido el paro en sólo en agricultura (-318), habiendo subido en todos los demás: servicios (685), colectivo de personas sin empleo anterior (564), construcción (408) e industria (111). En cuanto a la contratación, durante este mes se han realizado en Granada un total de 25.496 contratos,6.237 menos que en el mismo mes del año 2019 (31.733). Del total de contratos de agosto, 24.437 han sido temporales, un 98,84%. En cuanto a los contratos acumulados de 2020 (256.276, 96.445 menos que en el mismo periodo de 2019, cuando había 352.721) se han formalizado sólo 11.987 contratos indefinidos en la provincia de Granada, un 4,68% del total.

Juan Francisco Martín, Secretario General de UGT Granada, opina que los datos hechos hoy públicos por el SEPE, relativos a nuestra provincia, deberían haber reflejado el aumento de la actividad en el sector servicios durante la temporada estival, destacando el descenso del paro en hostelería, comercio, actividades de ocio, etc., así como en actividades sanitarias y servicios sociales para afrontar la mayor demanda en zonas vacacionales.  Sin embargo, vemos que con la crisis del COVID se está perdiendo  empleo, pérdidas que no son, en la mayoría de los casos, justificables por causas productivas, porque muchos de estos trabajadores a los que se les rescinde su contrato en agosto deberían tener contratos indefinidos.

Aun así, el representante sindical se muestra esperanzado, debido al funcionamiento de las medidas de salvaguarda del empleo pero, a la vez, avisa de la imperiosa necesidad de mantenerlas e incluso de profundizar en las mismas. Es fundamental,  ha dicho, que, a diferencia de lo habitual en otros procesos de salida de crisis, esta no se logre a costa del poder adquisitivo de los trabajadores ni del empobrecimiento de la ciudadanía.

Desde que se iniciara la pandemia, recuerda, UGT ha estado trabajando con el objetivo de amortiguar la destrucción de puestos de trabajo provocada por el coronavirus. Para lograr este objetivo es fundamental el trabajo consensuado de los agentes sociales y económicos y las administraciones públicas, logrando que, sin bajar la guardia en lo que a las medidas de seguridad se refiere, lograr que la reactivación económica vaya de la mano del refuerzo de la red de protección a los trabajadores en general y, muy especialmente, a las personas integradas en los colectivos más vulnerables.

Para el representante de UGT, la reactivación de la economía debe pasar por asegurar la liquidez de las empresas que pongan en valor su responsabilidad social y laboral, comprometiéndose con el cumplimiento estricto de las cláusulas de protección de sus trabajadores. Hay que lograr que los fondos públicos sirvan para reflotar la economía, pero también que la aplicación de los mismos se traslade a los trabajadores en forma de mejoras en la estabilidad y calidad de sus puestos de trabajo.

Por último, ha vuelto a poner de manifiesto la imperiosa necesidad de afrontar el ansiado cambio de modelo productivo que precisa Granada, que erradique la economía sumergida y el fraude en la contratación, que apueste por la industria como motor generador de valor añadido, que minore nuestra dependencia del sector terciario y, sobre todo del turismo, una actividad excesivamente estacional y muy expuesta a imprevistos como, por ejemplo, la aparición del coronavirus. En este nuevo modelo productivo, es fundamental, concluye Martín (UGT) que la inversión pública se dirija, de manera prioritaria, a incentivar a nuestros sectores más estratégicos, a solventar nuestras deficiencias en materia de infraestructuras y que nos permita mejorar en términos de competitividad, eficiencia y eficacia.