UGT Andalucía apuesta por la mejora del nivel de poder adquisitivo de los trabajadores como fórmula básica de recuperar los niveles de consumo

UGT Andalucía apuesta por la mejora del nivel de poder adquisitivo de los trabajadores como fórmula básica de recuperar los niveles de consumo

Según los datos oficiales hechos hoy públicos por el INE, la economía andaluza ha finalizado el undécimo mes del año con un incremento en los precios del 0,1%, una décima inferior al del conjunto del Estado (0,2%). Así, Andalucía obtiene una tasa interanual de inflación del 0,3%, una décima también por debajo de la estatal (0,4%) pero tres décimas superior a la registrada el mes pasado (0,0%). De esta forma, acabamos con una racha de dos meses consecutivos en los que los precios no se situaban por encima del mismo periodo del año anterior.

13/12/2019 |

Imagen noticia

Por grupos, Vestido y calzado (5,0%), de cara a la campaña navideña, ha sido el único grupo con un incremento de precios digno de destacar y, por tanto, se convierte en el gran responsable del repunte inflacionista de noviembre. Por el contrario, Hoteles, cafés y restaurantes (-0,7%), ha sido el grupo con el mayor descenso de precios, algo habitual en esta parte del año. También presentan abaratamientos de precios de cierta relevancia los grupos Alimentos y Bebidas no alcohólicas y Vivienda, en ambos casos cuatro décimas.

En los últimos doce meses, solo ha descendido el precio en los grupos Vivienda (-4,7%) y, en menor medida, Transporte (-0,1%). En sentido contrario, el mayor incremento de precios fue el protagonizado, nuevamente, por Hoteles, cafés y restaurantes (1,9%).

Por provincias, durante el pasado mes de noviembre, los precios se incrementaron en seis de ellas, siendo los aumentos más destacados los registrados por Jaén (0,5%) y Málaga (0,3%). Por el contrario, los únicos descensos provinciales del nivel general de precios se dieron en  Almería (-0,1%) y Cádiz (-0,2%).

A lo largo del último año, únicamente en Jaén se obtienen tasas interanuales negativas, aunque de solo una décima. Por el contrario, se incrementaron en seis de ellas siendo los aumentos más destacados los registrados en Málaga (0,5%) y Sevilla (0,4%) mientras que en Córdoba se mantuvieron constantes con respecto a noviembre de 2018. De esta forma, las diferencias interprovinciales se mantienen en las seis décimas obtenidas el mes pasado.

En cuanto a los alimentos de primera necesidad, a falta de un solo mes para terminar el año, el pescado fresco y congelado (2,4%) y las frutas frescas y en conserva (1,2%) han registrado los mayores incrementos de precios. En sentido contrario, debemos también reseñar el abaratamiento de las frutas frescas (-4,0%) y, en menor medida, de los cereales y sus derivados (-1,0%).

En términos interanuales, las patatas y sus preparados (6,8%), la carne de porcino (6,2%) y las frutas frescas (5,2%) han sido los productos más inflacionistas. En cuanto a los descensos de precios, los aceites y grasas (-9,4%) y, en menor medida, las frutas en conserva y frutos secos, las legumbres y hortalizas frescas y los huevos, en los tres casos un -1,5%, fueron los alimentos con las bajadas de precios más pronunciados con respecto a noviembre del pasado ejercicio.

Otras cuestiones que, además del Índice General de Precios, afectan a nuestro poder adquisitivo de forma importante:

Los carburantes, o al menos la mayor parte de ellos, han  visto reducidos sus precios durante el pasado mes de noviembre, incluso con tres suelos puntuales muy remarcados. El diesel, por ejemplo con un comportamiento similar al del resto de carburantes excepto a la gasolina sin plomo 98, ha pasado de 1,239 € al finalizar octubre, a terminar noviembre en 1,225 €, aunque llegando a situarse en 1,207 y 1,209  en la primera quincena del mes.

El Euribor a un año, tras los descensos del primer semestre del año, vuelve a verse incrementado, siendo ya tres los meses consecutivos, y se sitúa en -0,272. A pesar de ello, continúa por debajo del que se registrara hace justo un año, en noviembre de 2018 cuando marcó un -0,147. Por lo tanto, las revisiones a la baja de las cuotas de los préstamos hipotecarios siguen estando de actualidad.

El recibo de la luz baja un 1% en noviembre con respecto al mes anterior en contraposición a lo que ocurriera en octubre. A su vez, en términos interanuales el precio de la energía eléctrica es ahora un 13,4% inferior a la que pagábamos en noviembre del pasado año.

VALORACIÓN SINDICAL

En definitiva, desde UGT Andalucía, aunque debemos denunciar el incremento de precios registrado este mes, dos décimas por encima del que se diera en noviembre del pasado año cuando descendieron en una décima, no dejamos de reconocer que existe cierto control en lo que al nivel general de precios ya que, una interanual del 0,3% a estas alturas del año se sitúa más de un punto por debajo del 1,4% que registrábamos en noviembre del pasado año.

En este sentido, los precios han registrado su menor repunte interanual en noviembre de los últimos cuatro años, teniendo que retroceder hasta 2015, cuando la tasa interanual de inflación fue del -0,3%, para encontrar un dato inferior al obtenido este mes.

La evolución del nivel general de precios, como la mayor parte de los indicadores macroeconómicos, no resulta independiente al momento político por el que atravesamos. En este sentido, el mantenimiento del periodo de crecimiento económico, más allá de los actuales síntomas de desaceleración, está vinculado a la necesidad de contar ya con un acuerdo de Gobierno y con unos Presupuestos Generales del Estado, para 2020, caracterizados por su progresismo y por estar enfocado a dar respuesta a los muchos problemas reales de las personas en general y, de la clase trabajadora en particular.

En este sentido, hay que priorizar la recuperación de los derechos económicos pisoteados durante los años de crisis y que apenas si han avanzado, en términos reales, durante el actual periodo de bonanza económica. Para ello, debemos contar con un Gobierno de izquierdas que haga política de izquierdas, que reparta la riqueza generada de forma socialmente más justa y que acabe con la situación de pobreza y de miseria por la que atraviesan miles de familias trabajadoras.

La cifras están demostrando lo positivo que ha resultado el último de los incrementos del SMI que, sin duda y más allá de puntuales efectos negativos que haya podido ocasionar, ha venido a dotar de cierta dignidad o, al menos a mejorar su difícil situación económica, de aquellas personas que se situaban a la cola de la distribución salarial. Por este motivo, y porque continuamos teniendo un SMI inferior al existente en los países europeos de nuestro entorno, abogamos por continuar incrementando, de forma progresiva, el salario mínimo hasta los 1.125 € mensuales que, en la actualidad, establece la Carta Social Europea.

En definitiva, UGT Andalucía apuesta por la mejora del nivel de poder adquisitivo de los trabajadores como fórmula básica de recuperar los niveles de consumo previos a la crisis del 2007 y, de esta forma, ayudar a la reactivación económica del conjunto de los sectores productivos y a la creación de empleo estable, con derechos y suficientemente retribuidos que acabe con la actual precarización de nuestro mercado laboral.