UGT Andalucía analiza en Gibraltar la posición del Sindicato ante el BREXIT

UGT Andalucía analiza en Gibraltar la posición del Sindicato ante el BREXIT

La secretaria de Institucional de UGT Cádiz, Eva Izquierdo, en representación de UGT Andalucía, ha participado este martes en unas jornadas en Gibraltar, sobre el Brexit, organizada por Unite The Union, sindicato gibraltareño que forma parte junto con UGT-A del CSIR del Sur.

11/04/2018 |

Imagen noticia

En su intervención,   Eva Izquierdo ha destacado que  “el camino del Brexit está plagado de incertidumbres, pero si el acuerdo es puramente comercial no va a funcionar. Nuestra gran preocupación como organización sindical es que este acuerdo cuide más a una parte que a otra en el equilibrio entre trabajadores y trabajadoras y capital. Si esto ocurre, no sólo se estará cometiendo una injusticia más y no se estará resolviendo un problema fundamental, sino que supondrá un ataque hacia los cimientos de la Unión Europea”, declaró.

“No puede haber un acuerdo comercial sin acuerdo social, porque si no se va a producir lo que las organizaciones sindicales y numerosos colectivos conocemos muy bien y son los acuerdos comerciales que favorecen a una de las partes, como fue el caso del CETA. Un acuerdo comercial sin cláusulas de no regresión de derechos, sin sanciones por infracción de compromisos laborales o reducción del acceso al mercado, sin exclusión real de los Servicios Públicos van a tener como efecto un mundo más injusto y menos democrático para la ciudadanía”.

“Las consecuencias que se podían derivar para los trabajadores y trabajadoras hicieron que UGT se implicase con fuerza, desde el comienzo, en la campaña contra el Brexit, tanto de la mano de la Confederación Europea de Sindicatos (CES) como de manera bilateral con varias organizaciones sindicales británicas. En el ámbito de Andalucía y del Campo de Gibraltar, igualmente nos pusimos en alerta ante los problemas que esto podría conllevar para la clase obrera. De hecho, una de las actuaciones que consideramos prioritarias fue la constitución de un Consejo Sindical Interregional”.

“El posible efecto de dumping salarial del que se ha hablado y que automáticamente supondría también un dumping entre los costes operativos de las empresas europeas, se podría ver magnificado por un dumping fiscal que podría acabar arrastrando a todos los EEMM –significativamente a España-; súmese a esto un dumping social que algunos insistirán en justificar como necesario para la búsqueda de la inversión económica, arrastrando a todo el continente a un agujero negro de degradación de derechos y lastrando su crecimiento económico en fórmulas tan nocivas como injustas”.

“Igualmente, y si hablamos de temas de seguridad social y prestaciones por desempleo, sólo existen ahora mismo dos convenios bilaterales (Canadá y Australia) que contemplen éstas, por lo que no creemos que el acuerdo bilateral con España sea la mejor respuesta a este problema. Tampoco sería bueno que asuntos como la limitación de la libre circulación no fueran tratados de manera, o que la definición del cupo de trabajadores estables y temporales no fuese resultado del esfuerzo de toda la UE para evitar así la fuga de talentos o decisiones cuestionablemente democráticas como identificar la valía o no de una persona por el pasaporte que lleve consigo”.

Según Eva Izquierdo, “desde UGT creemos que todos estos asuntos deberán ser reglamentados antes de concluir el acuerdo de salida, y por su especial incidencia para la clase trabajadora, y siguiendo los principios de la Unión, las organizaciones sindicales más representativas deberán ser informadas y consultadas en tiempo y forma, y sus aportes tenidos en cuenta. Esto significa también el fortalecimiento y dar un impulso a la acción sindical transfronteriza por las consecuencias que va a suponer para la movilidad de los trabajadores y trabajadoras de la zona”.

“Con ello, se le da forma y se materializa un compromiso que tenemos las organizaciones sindicales con la clase trabajadora. Una clase trabajadora que ha de verse afectada, lo menos posible, por las decisiones políticas que se toman desde espacios muy lejanos a estos territorios. Tenemos la obligación de trabajar intensamente en la creación de una cooperación transfronteriza efectiva para cuando se haga realidad la salida del Reino Unido de la UE. Debemos asumir un papel protagonista en el diálogo social transfronterizo, junto a los Gobiernos regionales y el resto de agentes económicos.

“Desde UGT Andalucía pensamos que habrá que tener una especial consideración en la negociación de los controles que se van a establecer para que esto no suponga un perjuicio a dichos trabajadores. Otra cuestión es cómo va a quedar el régimen jurídico laboral en Gibraltar en lo referente a estos trabajadores. O la doble tributación, la asistencia sanitaria en los casos de enfermedad o accidente de trabajo, las cotizaciones sociales, los convenios de referencia, la falta de información, etc. Es fundamental que exista una frontera libre con flujo de personas y mercancías (actualmente más del 20% de las transacciones comerciales de Gibraltar son con países distintos al Reino Unido). Libertad de movimiento de los trabajadores, dando mayor valor a las economías interregionales”.

“En cuanto al caso de Gibraltar, exigimos que durante los dos años de tránsito, los trabajadores y trabajadoras queden especialmente protegidos en sus derechos. Y que no sean los que tienen que pagar el precio de la decisión política de abandonar Europa”, ha explicado.