Sin regulación de los precios y sin apoyo a los pequeños agricultores, el olivar no tiene futuro

Sin regulación de los precios y sin apoyo a los pequeños agricultores, el olivar no tiene futuro

Las organizaciones agrarias UPA-A y COAG-A, con el apoyo de UGT Andalucía y CCOO, han ofrecido hoy una rueda de prensa para anunciar la convocatoria de manifestación en Sevilla para el próximo 9 de julio, que saldrá del estadio Benito Villamarín, en la avenida de la Palmera en Sevilla, y avanzará hasta el Palacio de San Telmo y la Subdelegación del Gobierno.

04/07/2019 |

Imagen noticia

Los responsables regionales de UPA Andalucía y COAG Andalucía, Miguel Cobos y Miguel López, junto con la representante de UGT Andalucía, Soledad Ruiz y de CCOO-A, Sergio Santos, han hecho un llamamiento a todo el sector, a los ayuntamientos y a todos los andaluces a secundar esta movilización, en la que la región se juega no sólo la pervivencia del olivar tradicional, sino también el futuro de muchos de los pueblos y la fijación de la población al territorio.

Soledad Ruiz ha destacado la importancia de secundar estar movilizaciones porque “el sector agrario y agroindustrial en Andalucía supone el 8% de PIB, 10% del empleo y la tercera parte del total de exportaciones. Es ampliamente reconocido que el olivar es uno de los cultivos que genera más  empleo, el 35% del empleo dentro del sector agrario”.

“La superficie del olivar en Andalucía es de aproximadamente 1.600.000 hectáreas, y queda demostrada la importancia de este cultivo como generador de empleo, pudiendo generar de manera directa en una campaña una media de 20 millones de jornales aproximadamente. Su aportación agraria supera los 3.000 millones de euros”, ha dicho.

“En Andalucía somos líderes mundiales en producción del aceite de oliva, pero debemos enfrentarnos a un futuro de mercado y producción globales en los que la oferta y la demanda comienza a igualarse y los especuladores campan a sus anchas, siendo frecuente las oscilaciones de precios”, ha señalado.

Según Soledad Ruiz “en estas circunstancias, una agricultura andaluza basada mayoritariamente en explotaciones de carácter familiar, de pequeño tamaño, el 60% agrupados en cooperativas, son las que sufren con mayor intensidad los problemas que trae consigo la atomización de la oferta frente a la industria,  la globalización de los mercados y el aumento de la producción de los países competidores. Es, además, el único motor de la actividad económica en zonas rurales predominantemente olivareras y que cualquier oscilación en el mercado o cualquier medida de carácter socioeconómico repercute directamente en la población y a  el medio rural de las zonas de producción”.

“Unas zonas que están viéndose con problemas graves de pérdida de población debido a la falta de oportunidades de la población más jóvenes a encontrar empleo cualificado. La falta de relevo generacional en la titularidad de las explotaciones también plantea un grave problema: el paulatino envejecimiento de la población”, ha manifestado Ruiz.

“En sector tan competitivo, debe apostar por la mejora en los canales de comercialización del aceite de oliva y de la aceituna de mesa, apoyando y promoviendo la creación de estructuras que permita reforzar la negociación”.

Por todo ello, ha señalado Soledad Ruiz, que “desde UGT Andalucía pedimos medidas específicas de apoyo a las explotaciones familiares y que se fortaleza la posición dentro de la cadena alimentaria. Hay que promocionar que se haga de forma interna el envasado y la comercialización, pues esto añade  valor añadido”.

UGT Andalucía reclama el apoyo al Gobierno de Andalucía y al gobierno estatal para que en esta legislatura se fomente un mayor control de calidad y sanciones para evitar los fraudes al consumidor. “Sin regulación de los precios y sin apoyo a los pequeños agricultores, el olivar no tiene futuro”, ha declarado Soledad Ruiz.