Se confirman las revisiones a la baja: se ralentiza la recuperación económica y continúa al margen del empleo

Se confirman las revisiones a la baja: se ralentiza la recuperación económica y continúa al margen del empleo

En la mañana de hoy hemos conocido el indicador adelantado del Producto Interior Bruto (PIB), la debilidad del proceso de recuperación económica, así como su apenas incidencia en el mercado laboral, se vuelve a poner de manifiesto en los datos conocidos

31/07/2018 |

Imagen noticia

En la mañana de hoy hemos conocido el indicador adelantado del Producto Interior Bruto (PIB), publicado por el Instituto Nacional de Estadística (INE). La debilidad del proceso de recuperación económica, así como su apenas incidencia en el mercado laboral, se vuelve a poner de manifiesto en los datos conocidos hoy: la interanual cae tres décimas en un solo trimestre (2,7%) y retrocede una décima el dato trimestral (0,6%).

Tras doce trimestres consecutivos encadenando crecimientos interanuales por encima del 3%, caemos ahora hasta el 2,7%, quedando así de manifiesto la debilidad del proceso de recuperación que estábamos llevando a cabo, cuestión ya denunciada en innumerables ocasiones por nuestro Sindicato.

De la misma forma, los crecimientos trimestrales del principal de los indicadores económicos también reduce su ritmo y vuelve a situarse en el 0,7%, valor al que no caíamos desde el tercer trimestre de 2014, es decir, cuando la recuperación económica todavía no había llegado a producirse y vivíamos los últimos coletazos de la crisis.

Los datos conocidos hoy no hacen más que poner de manifiesto la necesidad de hacer participes al conjunto de la ciudadanía de los procesos de crecimiento económico. Incrementos del PIB que solo tienen efecto en las cuentas contables de las principales empresas españolas, sin que llegue a traducirse en generación de empleo estable y en incremento del poder adquisitivo de sus trabajadores está condenado, por defecto, a diluirse paulatinamente en el tiempo sin posibilidad alguna de viabilidad futura, como así se está produciendo en la actualidad.

 Para hacer frente a esta "enfermedad" la receta es bien sencilla, ya que es así como hemos logrado mejorar el Estado del Bienestar en anteriores ocasiones: unas políticas públicas de calidad y suficientemente dotadas en términos presupuestarios; un incremento de la inversión productiva y de los fondos destinados a la creación y mejora de infraestructuras; la industrialización del conjunto de los territorios del Estado, acabando con las históricas políticas discriminatorias para con el sur de la península; y una decidida apuesta por erradicar la precariedad del mercado laboral español apostando por empleo estable, de calidad, seguro y dignamente retribuido.

Mientras que "crecimiento económico" no se traduzca en "desarrollo social" continuaremos viendo como se reducen los indicadores de crecimiento de nuestra economía.