Retroceso generalizado del sector industrial andaluz

Retroceso generalizado del sector industrial andaluz

La industria pierde enteros en el conjunto del Estado, pero para Andalucía las consecuencias son más graves, dado el déficit histórico que mantenemos en materia industrial. Finalizados los primeros cinco meses del año, el crecimiento de nuestra industria ha sido de apenas el 0,2%, la mitad del registrado el mes pasado y solo superior al de las dos CCAA con tasa negativas: Baleares (-3,9%) y La Rioja (-0,1%). De esta forma, el Índice de Producción Industrial de Andalucía (104,0) ya de por sí muy por debajo de la media estatal (113,2), continúa obteniendo tasas de crecimiento sensiblemente inferiores a las del conjunto del Estado (2,7%).

05/07/2018 |

Imagen noticia

A su vez, si comparamos la tasa interanual registrada en mayo de 2018 (0,4%), con la obtenida durante el mes anterior (2,4%), podemos observar una importante caída que, deja en nada la mejoría que comentamos el mes pasado. De esta forma, el dato anual se sitúa excesivamente por debajo de la tasa estatal (1,6%) por lo que, la brecha industrial de Andalucía, con respecto a las regiones más industrializadas, continúa profundizándose.

Los datos publicados en la mañana de hoy constatan la imperiosa necesidad que tiene la economía andaluza de afrontar un serio proceso de industrialización. Aunque es cierto que ha sido un mes malo para la mayor parte de las CCAA, nuestra tierra no puede permitirse el lujo de continuar formando parte de las regiones menos industrializadas de España.

En este sentido, ni tan siquiera podemos hablar ahora de la histórica España de las dos velocidades, esa que divide la Península Ibérica entre un Norte industrializado y un Sur condenado a la ausencia de industria. De hecho, entre las cuatro CCAA que han obtenido las tasas interanuales más destacadas podemos encontrar a dos que, precisamente, no son muy septentrionales: Canarias (7,6%) y Murcia (11,4%).

Los últimos doce meses han sido positivos para, una docena de las regiones, por lo que, únicamente cinco CCAA han registrado una tasa interanual negativa. En sentido contrario, es de resaltar los importantes incrementos de la producción industrial obtenidos en Murcia, Cantabria, Galicia y Canarias, muy por encima de la media estatal.

Tal como indicamos al analizar este indicador el mes pasado, el comienzo del año no está resultando esperanzador para la industria andaluza, incapaz de seguir los ritmos de crecimiento de otras regiones y de ni tan siquiera acercarse a los resultados que veníamos obteniendo en la parte final del pasado ejercicio económico.

La industria es la clave y así lo venimos exigiendo desde antes incluso que estallara la última de las grandes crisis económicas a mediados de 2007. El actual proceso de recuperación por el que atraviesa la economía andaluza supone una oportunidad inmejorable para, de una vez por todas, llevar a cabo ese ansiado cambio de modelo productivo que, a partir de una industria potente, moderna, innovadora y generadora de empleo de calidad asegure la viabilidad no solo de la economía andaluza en el medio y largo plazo, sino también de nuestro modelo de sociedad.