El sector industrial andaluz, ahora más que nunca, necesita reafirmar su impulso político

El sector industrial andaluz, ahora más que nunca, necesita reafirmar su impulso político

No había sido un buen arranque de año para el conjunto del sector industrial andaluz, incapaz de dar continuidad a las buenas cifras registradas en la segunda mitad de 2017. Afortunadamente, hoy tenemos un dato positivo ya que, el Índice de Precios Industriales de Andalucía (106,4) se incrementa en un 5,1%, con respecto al registrado hace un año. De esta forma, nos situamos entre las Comunidades Autónomas con una tasa interanual superior a la media estatal (4,1%)

25/07/2018 |

Imagen noticia

Durante el mes de junio, el IPI andaluz creció un importante 1,4% con respecto al mes pasado, 4 décimas de diferencia respecto al dato registrado a nivel estatal (1,0%). El incremento en los precios de los productos energéticos (2,1%) y, en menor medida el de los bienes intermedios (1,4%), han sido los responsables de este incremento mensual. Por el contrario, productos como los bienes de equipo (0,0%) mantuvieron sus precios constantes durante el sexto mes del año.

De esta forma, con la inclusión de los datos relativos al mes de junio, la tasa interanual del IPI se sitúa en el 5,1%, 2,8 puntos por encima del dato registrado el mes pasado (2,3%) y un punto superior a la obtenida por el conjunto del Estado (4,1%). Andalucía se ha situado como el sexto incremento interanual más elevado entre el conjunto de las CCAA.

 Los productos energéticos (2,1%), han sido los principales causantes del incremento de precios mensual del sector industrial. No obstante, todos los grupos, a excepción de los bienes de equipo (0,0%), han visto aumentados sus precios durante el sexto de los meses del año.

Los datos que hemos conocido hoy demuestran cómo, el sector industrial andaluz, ahora más que nunca, necesita reafirmar su impulso político.  Y necesita hacerlo de forma conjunta por todos los agentes de la economía andaluza ya que, solo de esta forma, lograremos empezar a poner fin a la deuda histórica que, en materia de desarrollo industrial, España tiene con Andalucía.

Problemas a los que ya nos enfrentamos en el pasado, y que dieron origen a una importante crisis cuyos efectos sociales todavía no hemos sido capaces de superar, están volviendo a repetirse. Nuevamente el sector inmobiliario, esta vez a partir de inversiones en el sector del alquiler, están acaparando la totalidad de los créditos concedidos y expulsando, del mercado crediticio, a los proyectos innovadores andaluces establecidos en el seno del sector industrial, incapaces de poder acceder a la financiación externa que precisan para asegurar la viabilidad futura de su iniciativa y, con ella, de los puestos de trabajo generados.

Solo hay una forma de hacernos con una economía fuerte, capaz de competir en un mercado internacional globalizado y de hacer frente a las caprichosas crisis cíclicas de la economía de mercado, industrializándonos. Esta es la gran reivindicación económica que nuestro Sindicato presenta en la nueva etapa de relaciones abierta entre las Administraciones Central y Autonómica: un cambio de modelo productivo basado en la industria, la innovación, la excelencia empresarial y la generación de empleo de calidad.