Andalucía fuera de la recuperación industrial española

Andalucía fuera de la recuperación industrial española

La industria continúa en caída libre y, lo que es peor, empeorando incluso la tendencia negativa y no siendo capaz de subirse al tren industrial del conjunto del Estado. Finalizados ya ocho meses del año, el retroceso medio de nuestra industria en lo que llevamos de año es del 1,2%, muy lejos de los dos puntos de crecimiento estatales y solo menos negativo que el de las otras dos CCAA con tasa negativas: Baleares (-3,5%) y La Rioja (-1,9%). De esta forma, el Índice de Producción Industrial de Andalucía (94,6), aunque superior a la media estatal (86,9), continúa obteniendo tasas de variación que poco o nada tienen que ver con las del conjunto del Estado (2%).

05/10/2018 |

Imagen noticia

A su vez, si comparamos la tasa interanual registrada en agosto de 2018 (-2,1%), en lo que a producción industrial se refiere, podemos observar una importante brecha con respecto a la media estatal, que no solo no decrece sino que se incrementa en un 1,2%. En términos interanuales solo en seis Regiones ha descendido la producción industrial, únicamente tres de ellas con datos peores que los andaluces.

Los datos publicados en la mañana de hoy justifican nuestra exigencia de un profundo proceso de industrialización de nuestra tierra. Andalucía no puede permitirse el lujo de que se vaya incrementando esa histórica brecha industrial con otras regiones que nos condena, entre otras cosas, al único desarrollo de sectores en los que el empleo generado es precario y lejos de ofrecer los niveles de calidad, seguridad y retribución del empleo industrial.

En este sentido, aunque no son exactamente las de más tradición histórica, las diferencias entre el norte y el sur de la Península vuelven a ponerse este mes de manifiesto. De hecho, las tres CCAA que han obtenido las tasas interanuales más destacadas pertenecen a la mitad septentrional: Castilla y León (11,5%), la Comunidad Foral de Navarra (8,8%) y el Principado de Asturias (7,7%).

Los últimos doce meses han sido positivos para once de las regiones, por lo que, únicamente la seis CCAA restantes han registrado una tasa interanual negativa. Es de resaltar no obstante, los importantes descenso de la producción industrial registrados en La Rioja y, en menor medida País Vasco y Aragón.

A falta de un cambio radical en lo poco que nos queda de ejercicio económico, todo hace indicar que 2018 va a ser un año sensiblemente malo para la industria andaluza. El periodo de recuperación económica ha vuelto a ser protagonizado por el sector servicios, sin que la industria haya logrado ganar enteros en su peso relativo en nuestro modelo productivo.

De esta forma, ahora que los incrementos del PIB son cada vez menores, la industria andaluza va a tener que hacer frente a nuevas y mayores dificultades para ganar peso, tanto en el seno de la economía andaluza, como en el conjunto del sector industrial estatal.