UGT exige la remunicipalización de la ayuda a domicilio en la ciudad de Granada

UGT exige la remunicipalización de la ayuda a domicilio en la ciudad de Granada

Desde el Sindicato, que preside con amplia mayoría el Comité de Empresa, se traslada el malestar de la plantilla, ya que tanto desde el Ayuntamiento de Granada como desde la empresa que presta el servicio público de Ayuda a Domicilio en la ciudad, Arquisocial, pretender usar a los 750 trabajadores y trabajadoras de la empresa como la excusa para solucionar los problemas entre ambos, derivados de la gestión del servicio.

11/02/2019 |

Imagen noticia

Y ello, denuncian desde UGT, por el chantaje empresarial que Arquisocial, empresa que presta este servicio público en la ciudad de Granada, pretende hacerles continuamente, ya que excusa sus numerosos intentos de incumplimientos laborales, en que el Ayuntamiento de Granada "no paga", y pretende que sean los propios trabajadores/as los que reclamen al Consistorio dichos pagos. Y también critican la actitud del Ayuntamiento, que ante los conflictos laborales, eludiendo su responsabilidad, olvidando convenientemente que es el responsable de la prestación del servicio.

Esto, recuerdan los representes sindicales, lleva pasando desde hace más de 20 años, cuando el servicio lo prestaba Abenzoar y después Clece, y con gobiernos municipales de varios colores políticos. También han criticado al propio Ayuntamiento de Granada, que teniendo conocimiento esta situación, permite que Arquisocial prime los beneficios económicos a la calidad y el objeto del servicio.

A juicio de los representantes de UGT, el encaje legal de esta remunicipalización es posible en Granada, porque se ganaría en eficiencia en la gestión y se optimizarían los recursos económicos, como ya ha se ha hecho en numerosos municipios del provincia de Granada.  Se recuerda además, que estamos hablando de un servicio público, catalogado como prioritario, y pagado con los impuestos de la ciudadanía. Así, para el Sindicato, lo que hay que promover es la calidad del servicio, no sólo para los usuarios sino también para los trabajadores y trabajadoras que lo prestan.

Así, el desarrollo de las tareas de la plantilla se ve degradado mes a mes, debido tanto a la actitud de la empresa Arquisocial como a la del propio Ayuntamiento. No es posible, concluyen, que una empresa privada obtenga sus legítimos beneficios empresariales a costa de "jugar" con los servicios públicos, con el consiguiente perjuicio para la ciudadanía, y  para los trabajadores/as, cuya situación laboral es muy precaria.