«Atrás

UGT Andalucía insiste en la necesidad de derogar las dos reformas laborales y emplaza al Gobierno a que se haga desde el diálogo social

UGT Andalucía insiste en la necesidad de derogar las dos reformas laborales y emplaza al Gobierno a que se haga desde el diálogo social

Desde UGT Andalucía seguimos insistiendo en la necesidad de la derogación de las dos reformas laborales, la de 2010 y la de 2012, y mostramos nuestro malestar porque el Gobierno haya firmado un acuerdo, sobre medidas laborales, ninguneando absolutamente el marco del Diálogo Social, que está amparado por el artículo 7 de la Constitución y que tantos aspectos positivos ha conseguido en el tiempo de pandemia, como los ERTES en lugar de despidos, prestaciones para empleadas de hogar, supresión de impuestos y ayudas a autónomos, garantía de suministros básicos a viviendas y, a punto de ponerse en marcha, la renta mínima de subsistencia.

21/05/2020 |

Imagen noticia
Antes del estado de alarma, el Diálogo Social ya permitió la derogación de la norma que permitía despedir al trabajador por faltas de asistencia, aunque estuvieran justificadas, y firmar un acuerdo sobre el Salario Mínimo Profesional elevándolo a 950 euros. Igualmente se acordó la transposición de la Directiva de la UE 20003/88, para implantar el Control Horario obligatorio.
 
Si se deroga la Reforma Laboral de 2012, volveríamos al Estatuto de los Trabajadores que había en vigor antes, lo que implica:  Recuperar la ultraactividad indefinida de los convenios colectivos, y eliminar el tope de un año para acordar un nuevo convenio tras finalizar la vigencia del mismo; Volver a la prevalencia del convenio del sector, con más derechos para el trabajador, sobre el de Empresa; Recuperar el papel de la Autoridad laboral sobre todo en los referentes a los Eres y los descuelgues o inaplicacioes de claúsulas (salariales y jornadas) de los convenios; Recuperar las indemnizaciones por despido improcedente de 45 días por año, hasta un tope de de 42 meses, cuando ahora está en 33 días, con un tope de 24 meses; así como recuperar los salarios de tramitación y recuperar la autorización de la Autoridad laboral en  los despidos objetivos.
 
La Reforma Laboral de 2012, que el pasado 10 de febrero cumplió ocho años, y contra la cual UGT convocó dos huelgas generales, supuso la normalización de la precariedad laboral, debilitó el papel de los sindicatos en la negociación colectiva, el desamparo de la clase trabajadora y el empoderamiento de la patronal sus lobbies de poder. 
 
Dicha reforma se cebó contra los más débiles, con aquellos colectivos y grupos de trabajadores que tenían mayores dificultades para acceder a un puesto de trabajo, con un menor grado de empleabilidad y los condenó a ser víctimas diarias de discriminación laboral y desigualdad de oportunidades. 
 
En esos ocho años se duplicó la brecha entre las tasas de paro masculina y femenina, pasando de 3 a 6,5 puntos; nuestros jóvenes, la generación más preparada condenada a emigrar para labrarse un futuro laboral, y tasas de paro de un 40%. La precarización del mercado laboral también trajo el incremento de trabajadores con contrato temporal injustificado, que son más de un tercio del conjunto de ocupados, y también un aumento significativo de los contratos a tiempo parcial involuntario, que representan un 15% del total. 
 
Instamos al Gobierno a trasladar a la Mesa de Diálogo Social cualquier materia que afecte a los derechos laborales y sociales, y respete el papel de negociación que tienen los agentes sociales, tanto la patronal como los sindicatos mayoritarios.