«Atrás

UGT Andalucía exige recursos adecuados y suficientes para hacer frente al Plan VIVE

UGT Andalucía exige recursos adecuados y suficientes para hacer frente al Plan VIVE

Este martes se aprobó en el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía, el proyecto de Decreto por el que se regula el Plan Vive en Andalucía, de Vivienda y Regeneración Urbana 2020-2030. Para la Unión General de Trabajadores de Andalucía, es de vital importancia que este nuevo Plan de Vivienda 2020-2030 sea lo suficientemente eficaz para hacer frente a los serios problemas de acceso a la vivienda existentes en nuestro región y sobre todo en estos momentos tan delicados, por lo que exigimos que este Plan tenga una dotación de recursos adecuada y suficiente para hacer frente a todas estas necesidades. Igualmente reivindicamos que antes de poner en marcha el nuevo Plan, se deben resolver con premura y eficacia todas las actuaciones pendiente del Plan actualmente vigente (2016-2020), sobre todo en cuestiones relacionadas con los retrasos en la resolución de expedientes de aquellas ayudas solicitadas por las personas con más necesidades económicas y que se han visto afectadas por situaciones alargadas en el tiempo.

01/07/2020 |

Imagen noticia

Tras su aprobación en el día de ayer, la Consejería de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio manifestó que con este Plan se garantizará y facilitará el acceso de los jóvenes, mayores de 65 años y colectivos vulnerables a una vivienda a precio asequible, se adecuará las viviendas a las nuevas necesidades medioambientales, funcionales y familiares, se logrará una convivencia más humana en pueblos y ciudades y se dinamizará la economía y el empleo en el sector de la construcción.

Desde la UGT Andalucía, manifestamos nuestro apoyo a todas las iniciativas que permitan que se cumpla con el derecho subjetivo de toda persona a tener una vivienda digna, por ello estamos de acuerdo con los objetivos del Plan, pero hay ciertas cuestiones que hemos expuesto, en todo momento nuestro desacuerdo, como puede ser la inclusión en la mayoría de las medidas y actuaciones previstas de la iniciativa privada sin tener una regulación específica para ello, y sobre todo teniendo en cuenta que la financiación del Plan se realiza con fondos públicos.

A grandes rasgos, podemos decir que le hemos trasladado a la Junta de Andalucía todas nuestras aportaciones de mejora al Plan,  aun así hemos mostrado nuestro descontento en el proceso de elaboración del mismo porque no se ha tratado de una iniciativa concertada, facilitándonos un texto prácticamente cerrado, sin apenas poder realizar aportaciones, sin poder consensuar medidas que a nuestro parecer brillan por su ausencia en este Plan, y que reclamamos su inclusión, como por ejemplo, añadir unos objetivos provincializados cuantificable por tipo de programa y anualidad, así como una serie de indicadores cuantitativos y cualitativos que permitan llevar a cabo el seguimiento y evaluación de todas las actuaciones que se ejecuten, y una memoria económica en la que se detalle el presupuesto anualizado y el impacto económico que prevé la ejecución del Plan en Andalucía, al igual que también solicitamos que se incluyese una previsión en el impacto que la ejecución del Plan tendrá sobre el mercado laboral andaluz, especialmente en lo que a la generación y mantenimiento de empleo se refiere, ya sea de forma directa o indirecta.

Igualmente, declaramos que se trata de una forma muy escueta y poco relevante la situación de crisis sanitaria que estamos viviendo ocasionada por el COVID-19, perdiendo una gran ocasión para incluir medidas que ayuden a las personas afectadas, sobre todo teniendo en cuenta que el futuro Plan de vivienda en Andalucía estará vigente durante los próximos 10 años y lamentablemente esta crisis está llevando a mucha población andaluza a no poder mantener el pago de una vivienda, ya sea de alquiler o de propiedad, por lo que hemos solicitado que se incluyan medidas a corto plazo que solventen estas circunstancias.

Exigimos por supuesto, que se incluyesen medidas que permitan trabajar con celeridad, rapidez y calidad en la mediación de los conflictos hipotecarios, evitando a toda costa la vía judicial y actuar antes de que ésta intervenga, ya sea mediando con las entidades bancarias para obtener pagos pospuestos, prestando ayuda económica y por supuesto exigiendo a las entidades bancarias una mayor transparencia y controlando sus actuaciones. Además de modificar los requisitos para llevar a cabo desahucios, sobre todo en personas jubiladas, personas mayores de 65 años, desempleadas con cargas familiares, etc.

También expusimos en nuestras reivindicaciones que es muy  importante el desarrollo sostenible, a fin de que sea transversal en todas las actuaciones que se incluyen en el futuro Plan Vive, debiéndose impregnar dicho Plan, de todas aquellas medidas que favorezcan el desarrollo sostenible, como la eficiencia energética o cualquier de otra naturaleza que mejoren y colaboren a conseguir dicho desarrollo sostenible en las viviendas andaluzas.

Por último y siendo coherentes, exigimos a la Junta de Andalucía que antes de llevar a cabo el nuevo Plan VIVE, es más urgente que, de una vez por todas, ponga en marcha las ayudas de alquiler para la vivienda habitual, aprobadas por el Gobierno Estatal a través del Real Decreto-ley 11/2020, de 31 de marzo, a través del cual se aprobó un nuevo programa de ayudas para contribuir a minimizar el impacto económico y social del COVID-19 en los alquileres de vivienda habitual, que consiste la concesión de ayudas al alquiler, de entre 600 y 900 euros durante seis meses, a las personas arrendatarias de vivienda habitual que tuvieran problemas económicos como consecuencia del impacto económico y social del COVID-19.

Nuestra comunidad autónoma fue una de las primeras que anunció la puesta en marcha de estas ayudas y una ampliación del presupuesto para llegar al mayor número posible de beneficiarios. Sin embargo, todavía no ha abierto el plazo para iniciar las solicitudes, el cual anunciaron que se realizaría de forma prioritaria y que comenzaría el 1 de junio. Casi un mes después, aún no se han llevado a cabo, ya que no ha comenzado el plazo para solicitarlas, además deben resolverse de forma rápida y eficaz para que no se creen falsas expectativas a la ciudadanía andaluza en estos momentos tan graves que estamos viviendo y no suceda lo mismo que para ponerlas en marcha, cuya dilatación en el tiempo no se puede permitir más.

Para terminar, debemos decir que nuestra organización apoya toda aquella iniciativa en materia de vivienda que favorezca que realmente se consiga el derecho de toda persona a una vivienda digna y además favorezca a la reactivación de un sector fundamental para la economía andaluza y para el empleo.