«Atrás

El año 2017 deja un mercado de trabajo dañado por las políticas del Gobierno

El año 2017 deja un mercado de trabajo dañado por las políticas del Gobierno

Los datos de paro correspondientes al mes de diciembre, publicados hoy por el Servicio Público de Empleo Estatal, reflejan un descenso del desempleo basado en empleos temporales y precarios.

03/01/2018 |

Imagen noticia

El año 2017 cierra con 3.412.781 personas en paro, lo que supone un descenso intermensual de 61.500 personas con respecto a noviembre (-1,77%). En términos interanuales, la reducción es del 7,84%, es decir, 290.193 parados registrados menos que en el mes de diciembre de 2016. Además, en la serie desestacionalizada la caída mensual ha sido de 20.726 personas.

Para la Unión General de Trabajadores, a pesar de estas cifras, marcadas casi en exclusividad por la campaña navideña, el balance de este año 2017 muestra un mercado de trabajo dañado, que aún no se recupera de los efectos de la crisis y las políticas del Gobierno del PP.

La precariedad domina el empleo y el desempleo. Los empleos son cada vez más temporales y en diciembre solo 4 de cada 100 contratos que se firmaron fueron indefinidos a tiempo completo. Y esta precariedad se extiende también a la protección por desempleo. Aún más de 3,4 millones de personas esperan encontrar un empleo y sólo un 57,9% cuenta con cobertura.

En el nuevo contexto económico y político que se presenta para 2018, UGT reclama, en el marco del diálogo social, un verdadero plan de choque para el empleo. La protección social debe garantizarse, reforzando las prestaciones por desempleo junto a políticas activas de empleo, desde el ámbito público. Asimismo, es preciso reponer los derechos de los trabajadores y trabajadoras y derogar en su totalidad la reforma laboral de 2012, que sólo ha conseguido degradar las condiciones laborales.

Es imprescindible impulsar la demanda para afianzar el crecimiento económico, y para ello es fundamental que crezcan las rentas del trabajo, desde los salarios hasta las pensiones, reorientar las políticas económicas con medidas expansivas, al tiempo que se cambia el enfoque hacia la redistribución de la renta y haya un reparto de la riqueza más equitativo. Además, es necesario apostar por un cambio de modelo productivo basado en una política industrial de estado, así como en otros factores que permiten a una economía crecer a medio y largo plazo, en innovación, formación y conocimiento, y que generen empleos de calidad, reduciendo las desigualdades y la pobreza.