«Atrás

Continúa el desplome en la creación de sociedades mercantiles en Andalucía

Continúa el desplome en la creación de sociedades mercantiles en Andalucía

El quinto de los meses del año ha concluido con el cierre de solo 71 nuevas sociedades andaluzas, lo que supone 5 menos de las disueltas el mes pasado (76) en un mes en el que, a nivel estatal, el dato no solo no se redujo sino que incluso se incrementó (80 menos) con respecto a las 401 que lo hicieron en abril. De esta forma, en el conjunto del Estado, el número de sociedades disueltas fue de 481 por lo que 14,76 de cada 100 de las empresas disueltas en España son andaluzas, un porcentaje más de cuatro puntos inferior al registrado el mes pasado (18,95%).

09/07/2020 |

Imagen noticia

Si observamos la comparativa interanual, los datos  no resultan especialmente positivos para Andalucía. De esta forma, aunque es cierto que con respecto a mayo de 2019, el número de sociedades disueltas en Andalucía ha sido un 67,7% menor a la cifra registrada por aquel entonces, para el conjunto del Estado, el número de sociedades obligadas a echar el cierre se ha reducido un 70,5%, es decir, un porcentaje que vuelve a superar la tasa andaluza.

En lo que a las sociedades creadas se refiere durante el mes de mayo, en nuestra Comunidad Autónoma, vieron la luz 651 de las 3.788 que lo hicieron en el Estado, lo que supone un 17,18%. En Andalucía, a pesar de todo, el número de sociedades creadas fue muy superior a las que se alcanzaron el mes anterior (385). Por su parte, en el conjunto del Estado dicha cifra fue también se sitúa muy por encima de las 2.311 creadas en abril del presente año.

En datos interanuales, en esta ocasión, salimos algo mejor parados ya que, en Andalucía, el número de sociedades creadas el pasado mes de mayo fue un 53,5% menor a las que se registraron en el mismo mes de 2019. A pesar de ello, para el conjunto del Estado, el descenso interanual (-55,9%), en la creación de este tipo de empresas fue 2,4 puntos superior al obtenido en Andalucía.

En cuanto al capital medio suscrito por las sociedades creadas, la media andaluza (54.940 €), en el quinto de los meses del año, ha pasado a situarse por encima de la media estatal (38.124). De esta forma, nos colocamos 16.816 euros por encima de la media Estatal y, lo que es más positivo, esta brecha nada tiene que ver con la negativa registrada el mes pasado (33.206 €).

En esta ocasión, Castilla y León (90.845 €) y la propia Andalucía destacan como las CCAA con mayor capital medio suscrito en las sociedades mercantiles creadas mientras que, en el lado opuesto encontramos, de manera muy destacada, a Canarias (6.210 €) y, aunque en menor medida, también a la Comunidad Foral de Navarra (11.800 €).

En cuanto a nuestras provincias, destaca el hecho de que Sevilla (217) y Málaga (148) vuelven a liderar los proyectos empresariales iniciados con un 56,07% de los mismos. En sentido contrario, Huelva (30) y Jaén (27) fueron, nuevamente, las provincias con menor creación de empresas en este mes.

Por su parte, Cádiz (173.890 €) y, en menor medida, Sevilla (82.585 €) fueron las provincias de mayor capital medio suscrito por las empresas creadas mientras que, en el lado opuesto, nos encontramos a Granada (6.873 €) y Huelva (7.567 €).

En lo que a las sociedades disueltas a nivel provincial se refiere, también en este apartado Málaga y Sevilla (17 y 18 respectivamente), se situaron en las dos primeras posiciones mientras que Jaén (3), Huelva (3) y Córdoba (4) fueron, en mayo, donde menor número de estas empresas se disolvieron.

Con los datos de hoy, la cifra de sociedades andaluzas que han sido incapaces de continuar ejerciendo su actividad económica desde que se iniciara el año, asciende ya a 1.265 asistiendo, durante este mes, a un nuevo descenso del ritmo de destrucción de sociedades mercantiles.

Por lo tanto,  los datos conocidos hoy continúan poniendo de manifiesto el elevado grado de excepcionalidad por la que atraviesa, no solo el tejido productivo andaluz, sino el conjunto de nuestra economía.

A pesar de todo, hay signos para mantener la esperanza en una pronta recuperación económica siempre y cuando, se cumplan estrictamente con las recomendaciones de las autoridades sanitarias y, los rebrotes aparecidos en nuestra tierra, se mantengan bajo control. De igual modo, el éxito de esta nueva normalidad va a depender, en gran medida, de que seamos capaces de hacer compatible la reactivación de la economía con dos grandes retos: potenciar nuestra industria y generar empleo de calidad.