«Atrás

La persona inmigrante genera riqueza y rejuvenece la población

La persona inmigrante genera riqueza y rejuvenece la población

Un 10% de la población andaluza es inmigrante, frente al 15% de la media nacional

26/07/2021 |

Imagen noticia

UGT Andalucía considera que la “Estrategia andaluza para la inmigración 2021-2025: inclusión y convivencia”, aprobada por la Junta la semana pasada, va en el buen camino para luchar contra los prejuicios que utilizan algunas formaciones políticas para criminalizar al inmigrante, en ocasiones con bulos o con noticias sacadas de contexto. Sin embargo, entendemos que el gobierno andaluz debería de contar más con las propuestas de UGT-A y de los agentes sociales, en la gobernanza de estos temas, ya que llevamos muchos años gestionando programas de inclusión social y de cooperación internacional. Uno de los principales déficit, es el apoyo al desarrollo socioeconómico en los países de origen.

 

Pero si hablamos de los inmigrantes que llegan a nuestras costas, por el fracaso de las políticas internacionales para el desarrollo, lo primero que tenemos que dejar claro es que no se trata de ninguna invasión bárbara. Las imágenes que recorrieron todo el Mundo, fueron las de Ceuta, los pasados 17 y 18 de mayo, con la crisis diplomática con Marruecos de fondo. La ultraderecha y algunos otros políticos interesados más en el populismo que en aportar soluciones, hablaron de invasión, cuando la mayoría de las personas que vinieron eran menores, jóvenes e incluso mujeres y bebés, nadando, rescatados, con miedo. Más que invasión hay desesperación, que es lo que le impulsa a estas personas a dejar a sus familias, sus casas, sus amistades y poner en peligro sus vidas para buscar un lugar desconocido donde pueden (o no) encontrar una oportunidad de tener una vida digna. Personas que vienen a trabajar y a vivir dignamente como nosotros, pero el miedo a lo desconocido y los mantras que se repiten día sí y día también en la calle y en determinados partidos políticos, aumentan la sensación, absolutamente falsa, que existe una invasión de personas inmigrantes a nuestro país.

 

UGT Andalucía quiere recordar que hay más de 79 millones de personas en el mundo que se han visto obligadas a huir de sus hogares, de ellas 26 millones son personas refugiadas, más de la mitad niños, niñas y adolescentes. Según el Ministerio del Interior, en el año 2019, se presentaron en España 118.446 solicitudes de protección internacional, siendo el tercer Estado miembro de la Unión Europea con la cifra más alta, y entre los meses de enero y marzo de 2021 se han registrado 13.077 solicitudes. Pero pese a que las cifras de solicitudes son altas, no ha cambiado la tendencia del bajo número de concesiones, ya que en el año 2020 se concedieron 4.359 estatutos de refugiado y 1.401 de protección subsidiaria. Por el contrario solamente fueron concedidas, 45.262, principalmente a personas nacionales de Venezuela. La otra tendencia habitual es la inoperatividad, pues hay un alto volumen de resoluciones pendientes, 94.985 en el 2020, casi un 80% de las solicitadas.

 

Nuestro país sin el aporte de la población migrante, tendría entre un 15% y un 16% menos de habitantes, seríamos una población aún más envejecida y contaríamos con menos población activa. En Andalucía hay más de 700.000 personas inmigrantes residiendo, de las cuales más de 261 mil están afiliados y afiliadas a la Seguridad Social en el año 2020, más del 37%. Estas personas trabajan, muchas veces en los puestos que  aportan riqueza, puesto que pagan impuestos, tienen hijos e hijas, consumen y viven aquí, esto no es una invasión. Concretamente en nuestra Comunidad Autónoma, el peso de la población inmigrante es del 10,37%, por debajo de modo relevante de la media española que se sitúa en el 15,24%. Por tanto, es una cifra que no supone lo que desde algunos sectores quieren hacer ver a la sociedad, porque con este porcentaje de población, Andalucía está lejos de situarse entre las Comunidades Autónomas con mayor presión migratoria y lejos también de ser una comunidad que percibe al hecho migratorio como uno de sus principales problemas.

 

Las invasiones bárbaras no son de quienes trabajan y viven en nuestros barrios pero nacieron en otro sitio, ni de aquellas personas que vienen en patera con miedo y desesperación, las invasiones son de aquellas personas que impulsan y alimentan los discursos de odio, impulsan el racismo repitiendo una y otra vez prejuicios y estereotipos que no se basan en la realidad de la población inmigrante de nuestra comunidad.

 

No solamente están aumentando los discursos racistas y delitos de odio por esta causa, además estamos criminalizando a quienes trabajan en el rescate de estas personas. Hace meses la almeriense Helena Maleno, defensora de los derechos humanos, fue deportada de Marruecos por su labor por los derechos de las personas inmigrantes. Luna, la voluntaria de Cruz Roja que abrazó a un joven inmigrante en la llegada a Ceuta de inmigrantes del pasado mayo, fue brutalmente instigada en las redes por hacerlo. En el año 2018 bomberos sevillanos que rescataban personas fueron acusados de tráfico ilegal de personas.

 

UGT Andalucía defiende que la política migratoria comienza en puertos seguros, no se puede subcontratar la contención de inmigrantes a países dónde no se respetan los derechos humanos como Libia.

 

Además, hay que penalizar la explotación de personas y trabajar por un buen Plan de Lucha contra el Trabajo Forzoso.

 

UGT Andalucía entiende que los poderes públicos deben favorecer la igualdad laboral y social de las personas inmigrantes, valorando su aportación social e impidiendo el aumento de la xenofobia, y en concreto deben disminuir los efectos económicos derivados de la crisis por el coronavirus para esta población inmigrante, ya que al tener los empleos más precarios y al tener más riesgo de pobreza y exclusión social por el hecho de ser inmigrantes, necesitan de una cobertura social adecuada. UGT Andalucía contra el racismo y por la igualdad y la dignidad de todas las personas sea cual sea su raza u origen.

https://youtu.be/dEhl9mqpulc